Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... J ADRiD revive. La poca gente que ha verancado torna á los patrios lares quizá en el momento más ino ortuno: cuando estos lares están revocando las fachadas de sus casas, los comercios repintando sus pórticos y las aceras utcrrumpidas con escaleras y andamios. Ya se sabe cjue el peor momento para ver á la dama es cuando se halla en su tocíulor cu. 1- c; -is afeites y pintados. primeras filas rifcíias lucha siempre una brava amazona, á la ue los suyos la tienen por invulnerable. airiOs. una es ecic de Brunilda cabal- ¡Y si la clama es jamona y entrada en años, como la villa y corte, peor que peor! ¡Por supuesto que con el retociue de las portadas de las tiendas y los acontecimientos de Melilla vamos á tener títulos de circunstancias por todas partes... Cualquiera creación industriad ó cualquier nuevo establecimiento llevará un nombre relacionado con la campaña, y así como hubo anís Peral y anís Bombita, habrá anís Marina y anís Schneider. Algún merendero se llamará La Restinga algún tupi de los barrios extremos, La iVÍar Chica alguna tienda de ultramarinos. El ta! avón algún comercio de tejidos, Yebel Sidi Amel Y e! Gurugú, iqué establecimiento adoptará este nombre? El más apropiado sería un almacén de sombreros de moda para señora. Y á propósito. ¿Saben ustedes cómo se llama por ahí al tan concurridísiino Recreo de la Castellana? La Segunda Caseta. Está muy bica Duesto el nombre, porque muy cci- ea se halla el líipódromo. Las noticias de Melilla, satisfactorias. Hasta los periódicos extranjeros van moderando su fantasía... y sus piadosas intenciones. ¡Bueno! eso de la fantasía cae por dentro y no se ve. A un diario muy leído de Londres, ya se enterarían ustedes, le telegrafiaron que en las gando sobix un Grane por las crestas del Gurugú. Sino que á esta walkyria rifeña la llama su gente La Pantera, según el corresponsal del aludido periódico. Y vean ustedes por dónde resulta una nueva tetralogía sin música de Wagner, pero con apai alo bastante para embobar espectadores del otro lado del Pirineo. La primera parte puede llamarse, no El oro del Rhin, pero sí El oro del Rif. Acontecimiento trascendentalísimo, del que se ha tenido noticia esta semana: el Polo Norte descubierto por el doctor Cook. Claro es que hay sus más y sus menos. Quiénes alirman que ha podido llegar y quiénes que ha tenido que quedarse corto. Los más incrédulos J-