Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cuarto de baño. En el hotel se celebró la comida de novios, y la esposa del arquitecto quedó encantada con la sorpresa... ¿Declaráremos á míster Cari el campeón de las construcciones? Lo merece quien dispone en once horas una casa... i aunque esta casa sólo dure otras once horas! p L AUTOMÓVIL- El automóvil no EN TURQUÍA consigue triunfar en Turquía. El atraso nacional y, principalmente, la falta de buenos caminos carreteros, son causa de que, hasta la fecha, hayan fracasado todas las iniciativas. Los americancs no quieren darse por vencidos y confían aún en conquistar ese difícil mercado para los productos de su industria automivilística. Por mediación de su cónsul en Beyruth, han ofrecido á los subditos de Mohamed tipos especiales de automóviles movidos á petróleo, y nuy convenientes para recorrer las asperezas y pendientes del territorio. Su aspecto no será de lo más elegante, pero, ei. cambio, su solidez resistirá las mayores pruebas. No van descaminados los americanos al ver en Turquía una importante fuente de ingresos para su industria. El programa del nuevo régimen comprende, entre otros beneficios que recibirá el pueblo turco, la construcción de nuevas carreteras y el arreglo de las existentes en la actualidad. Si esto no queda en proyecto, Turquía ofrecerá m u y en breve un espacioso campo de acción á los industriales y negociantes del mundo entero. r TRO CAMPEÓN He aquí á Ge r h a r d M o h r, campeón del mundo en el salto de altura. No sabemos si estará pare- de su campeonato... ¡Vaya un amigo I Se salta cuatro metros con la facilidad de una pulga. Y para demostrarlo, ha hecho sus pruebas en las calles de Berlín (Mohr es alemán) saltándose un automóvil de esa estatura... ¡Saludemos, desde nuestra modestia de andarines, á este eminente saltador! Y dejemos bien sentado que es el campeón del mundo en esa variedad del ejercicio... Ahora bien, i para qué servirá eso? ¿Es indispensable que el hombre salte de esa manera? Porque en ese caso, ¡á saltar, ciudadanos! Marconi, c u y o nombre es famoso e n t o d o el mundo merced al prodigioso descuLrimiento de la telegrafía sin hilos, acaba de inventar un nuevo aparato que será ensayado dentro de pocos días. La denominación del invento, que sirve de epígrafe á estas líneas, dice claramente que la nueva máquina, además de transmitir el sonido á gran distancia, escribe la comunicación transmitida. A este efecto, en toda estación telefónica se instalará una máquina de escribir especial, para el objeto de registrar todas las palalsras recibidas en el aijaratc Hacia fines del m e s corriente empezaran á gozar del descanso dominical los caballos de Londres. El comité iniciador de la idea afirma que no le mueve en su inspiración la intransigencia religiosa sino el sentimiento de piadosa conmiseración á que tan útilc laboriosos animales son acreedores. En consecuencia, se les concederá, por ministerio de la ley, un día de reposo semanal. Lo malo es que la nueva y caritativa disposición, lejos de encontrar un aplauso unánime, ha dado margen á gran número de protestas. El comité ha recibido muchas cartas en que se anuncia la más abierta oposición contra el descanso caballar. La mayoría de l o s protestantes promefen aparecer en los sitios públicos guiando sus carruajes ó montando sus jacos el mismo día en que se cóniicn e á practicar el nuevo régimen. El comité no se ha inquietado por tal cosa, limitándose á amenazar á los díscolos con el anegamiento de las calles y paseos, efectuado con los automóviles del riego público. ¡Los infelices caballos al resbalar y caer por el húmedo piso de las calles, no se figurarán, seguramente, que la causa de aquel efecto no es otra cosa que la defensa de sus propios intereses 1 L O S CABALLO. L DF SCANgO DE CHISTES Y CARICATURAS r) E L MAL EL MENOS Entró á afei tarse un gitano en una barbería, y á los primeros pases el oficial le dio un tajo morrocotudo. Queriendo compensar a fuerza de amabilidad el desperfecto, le preguntó después: ¿Quiere usted que le deje patillas? ¡Cámara- -contestó el gitano compungido, -me contento con que me deje usted la cabeza! p LIE- 11 PÓGRAFO UN FUMADOR- -Desde que te compraste esa pipa te veo fumando puro incesantemente. -Pero, mira, ya está negra. -Bueno, ya está negra... ¿y qué? Preguntábase á una muchacha l o s años que tenía, y ella contestó ingenuamente: -Según las circunstancias. Cuando voy con papá, diez y ocho; cuando acompaño á mamá, no tengo más que doce. 1 J N FUMADOR Paseábase un joven- -con s u novia sin hablar una palabra, y de pronto encendió un cigarro. -i Yo creí que usted no fumaba! -le dijo ella. A lo que él contesto: -No fumo sino cuando estoy aburrido. Decía u n abogado á c i e r t o ladronzuelo, quien acababan de poner en liberta por su magnífica defensa r- -Bien puedes estarme agradecido. Logré salvarte, lo cual era un milagro El cliente le respondió casi llor rando: -Sí, señor, si. Y siento no tener ahora dinero oara pagarle... Pero le I A EDAD ll! m G RATlTuo cido, porque no se le ve la cara; pero, en cambio, aparece en situación apropiada para que nadie dude