Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUSEO DEL PRADO PABLO 3i DE VOS s. hacia 1585, y muerto en Amberes en 1619, fué un imitador de la manera de pintar de Van Dyck y de Rubens, y se dio á conocer especialmente como pintor de retratos. En realidad, en este género C 1. V v era notable, como lo demuestra su célebre retrato del platero Abraham Graphens, muy superior á sus cuadros de asuntos religiosos. Su hermano Pablo, autor del cuadro que se reproduce á todo color, nació también en Hul. st el año 1500, y fué discípulo de Remeeus y de Snyders, dedicándose como su maestro á la pintura de animales, sobresaliendo en las escenas de caza 5 luchas de fieras. Hubo otro Cornelio de Vos, que no se debe confundir con el hermano mayor de Pablo, que se dedicó á la pintura del paisaje, y que pintó muchos de éstos como fondos en los cuadros de otros autores. De la vida de l ablo de Vos apenas se tienen noticias, y consta únicamente que la mayor parte de sus cuadros los hizo para el rey Felipe IV de España, Ivn las notas que á la Colección Lithografica de los cuadros del Rey de España puso D. José Musso y Valieiitese, dice que Pablo de Vos fué natural de Alost, ciudad de los Países Bajos en la Flandes Oriental, así como que floreció en el siglo xvii, y ganó fama pintando mucho batallas, cazas y animales. I o último, dice el autor citado, dio más ejercicio á su pincel y como á su habilidad y á su afición se agregaba que hacía los estudios por individuos vivos, observándolos con cuidado, gozan sus obras de mucho aprecio. Por otra parte, son bastante raras, y esto aumenta el valor de la que posee S. M. CHIVOS y peños. Señálase este cuadro como uno de los que mejor revelan el alarde de Pablo de Vos, por demostrar su habilidad para figurar peleas de animales. En un bosque, parte de cuyos árboles se hallan enteramente descarnados, huyendo un ciervo de furiosos perros, y al ir á saltar un río es alcanzado por un lebrel, que, asaltándole por la espalda, logra asirle una oreja. El ciervo vuelve la cabeza y expresa lanzar (juejidos de dolor. Al mismo tiempo le acometen otros perros, que llegan á la carrera ladrando enfurecidos y prontos á lanzarse sobre su piesa. Una cierva, asustada, trata de huir en la otra parte del cuadro. Hace notar el señor Musso el contraste entre el denuedo y valentía de los unos y el miedo y espanto de los otros, y la viveza, movimiento y fuerza que hay en todos ellos. Admírase el buen dibujo de la musculatura y de los huesos, la propiedad y la verdad del colorido, y hasta la buena distribución de las manchas de los perros. Es de notar, añade, la variedad en éstos, que, corriendo todos y acometiendo todos, presentan diversas actitudes, y nioviniientos iguales sólo en el ciego inipul; o que los precipita hacia la víctima de su saña. T a predilección de este artista por la pintura de perros se confirma en otros cuadros suyos que se conservan en el Museo del Prado. Además del galgo en observación, acabado estudio del animal, que parece esperar la orden del cazador, existe la lucha de los lebreles con un toro. No tiene la escena por teatro el circo tau- T -J E a este apellido Se conocen tres pintores flamencos. El primero, llamado Cornelio, nació en Hulst CARRERA 0 E CIERVOS