Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUSEO DEL PRADO BARTOLOMÉ ESTEBAN MÜRILLO f EOCEDENTE de la colección de la reina doña Isabel de Farnesio, en el palacio de San Ildefonso, de la que pasó ala de Carlos III, en el mismo Real Sitio, vino al Museo del Prado, donde hoy se con serva, el precioso cuadro de Murillo Jesús y San Juan, niños, de su último estilo, ó sea del llamado vaporoso. Mide 1,04 metros de alto por 1,24 de ancho el lienzo, y las figuras son de tavnaño natural, Ha representado el artista, junto á un arroyo que riega un bosquecillo, al niño Jesús, que da de beber en una concha á San Juan Bautista. Está el precursor del Mesías arrodillado, y apoya en el suelo con la mano izquierda la Cruz de Caña, que descansa también en su hombro. Al tiempo de darle de beber en la concha con la mano derecha, señala Jesús con la otra un rompimiento de Gloria, con tres ángeles entre nubes, en el cual se ha simbolizado la reconciliación de la tierra con el cielo, cerrado a los mortales hasta la venida al mundo del Hijo de Dios. En primer término, un cordero levanta la cabeza para contemplar el grupo de los niños Vulgarmente se ha llamado este cuadro Los niños de la concha. En un interesante estudio sobre los retratos de. niños hace con. star Robert de la Sizeranne que en la pintura religiosa Jesús niño estuvo durante mucho tiempo invisible, envuelto en el pesebre, como se ve en la cátedra del obispo Maximino y en los bajorrelieI TWffittJI W i v e s d e J u a n P i s a I- Wl HW íA p e r o d e s d e el d í a en q u e s e p r e s c i n d i ó d e la envoltura, cada uno de sus gestos es u n a exp r e s i ó n d i r e c t a d e la infancia y e s e v i d e n t e mente un retrato. Los querubines q u e le acompañan son, igualmente, retratos de niños, y probablemente de los m á s humildes, q u e j u g a b a n p o r las caU e s d e Fabriano, de Gubbio ó d e Perusa. E s verosímil q u e f u e r a n pequeños c i u d a d a n o s d e las r e p ú b l i c a s i t a l i a n a s que, engalanados con alas, v u e l a n alreded o r de Dios P a d r e en l a Asunción del P e r u g i n o y apenas hay expresiones r e v e l a d a s p o r l a s observaciones d e l o s sabios f o i ü e m p o r á n e o s q u e n o h a y a n sido candidamente percibidas y con fidelidad c o p i a d a s p o r l o s sencillos decor a d o r e s d e F l a n d e s y de la U m b r í a C o m p a r a n d o e s t a s representaciones d é l a primera edad, hechas sin t e m o r a l g u n o p o r los a l e g r e s p i n t a r e s del siglo XV, con l o s r e t r a t o s d e los p r í n c i p e s d e la m i s m a época, r í g i dos, afectados, h i e r á t i cos p o r la e t i q u e t a s e o b s e r v a u n g r a n contraste. lyOS p i n t o r e s de Cámara t e n í a n q u e r e p r e s e n t a r en la figura d e i- n n i ñ o l a d i g n i d a d d e un semidiós, y estaban cohibidos. C u a n d o p i n t a b a n al N i ñ o Dios, p o r el contrario, lo q u e a n t e t o d o se p e d í a al a r t i s t a e r a c o n m o v e r l o s corazones, y d e a q u í r e s u l t a b a i POUCIÚNCULA