Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r LOS DJAS PASADOS... que en cuanto sucede algo extraordinario la operación quirúrgica en las publicaciones periodísticas se impone. N o tienen éstas el consuelo de un Reíd, el célebre doctor americano, que opera la apendicitis sin bisturí ni dolor, pudiendo el paciente echar á andar apenas operado. Nosotros no tenemos, en punto á operaciones rápidas, más que esos sacamuelas de feria ue practican con música al lado y sin más beneficio para el operado c ue la de que si sufre, tiene, en cambio, el lacer del concierto. 1 os moritos del Rif han venido á aguarnos el verano á todo hijo de vecino, y el veraneo á los que veranean ó se proponían ve ranear. P a r a muchos, lágrimas y lutos; para todos, pena y preocupación. Pero pasemos sobre la guerra como vsobre ascuas. Así lo quiere taiKl ién- la alta influencia oficial. Si llega á disponer (juc no se publi uen periódicos durante un par de meses- éstos de- verano, precisamente, ¡qué contrariedad para los periodistas I ¿Eh? A propósito de la guerra, en cuyas crónicas se leen con frecuencia frases como las de c ue las avanzadas cambiaron algunos tiros con las del enemigo, podría traerse á cuento una frase cjue un periódico francés ha resucitado, con motivo de u n duelo recientemente habido entre un ex ministro de Hacienda de Francia y un ex senador. L a frase es de Novííe y de algunos años fecha. Habíanse batido Gambetta y Clemenceau cambiando balas ¿L a s balas eran del mismo calibre? -Sí. ¿Del mismo metal? -Sí. ¿Del mismo peso? -Entonces, ¿por qué las han cambiado? Se marchó la mayor parte de la embajada marroquí. Y nos quedamos tan descansados. Los diplomáticos de allende el Rif y los ministros c a m b i a r o n notas, y seguirán cambiándolas, si las cosas no cambian, que todo puede suceder. Alá, sobre todo. Porque observen ustedes que el año c ue corremos es positivamente malo para sultanes y sus similares. Cayó Abd- el- Hamid de Turcjuía, cayé: i Abd- el- Aziz de Marruecos, acaba de caer Mohamed- Alí- Kadjar de Persia. Y está si cae ó no cae Mulej -PÍafid en Fez. Los personajes de la embajada cjue se han c uedado en Madrid fueron llevados el lunes último á la cárcel. P a r a visitarla nada más, por supuesto. N o ha sido necesaria ¡n o! la serpiente de m a r este verano para describir su vida y milagros y entretener con la relación los ocios de la gente S lectora de periódicos. ¡El veranito se las ha traído! Como si no fuese bastante lo de Melilla, ha surgido lo de Barcelona, y como si no fuese bastante lo de Barcelona... pero, ¡guarda, Pablo! El miércoles se suspendieron las garantías constitucionales en toda España. N o podía menos de ser así. P o r doloroso que sea conípsarlo, hay que reconocer que existe más gente perversa de la que se suponía. U n solo detalle lo probaría sí no hubiera otros mil para dar testimonio: los revolucionarios de Barcelona atacaron la casa de las Hermanitas de los Pobres. ¡L a s Flermanitas de los P o b r e s Mujeres débiles, indefensas, que consagran su existencia á cuidar ancianos achacosos, enfermos, inválidos. ¡pobres! en una palabra. E s decir, c ue entre esas gentes no hay ya respeto hacia las mujeres, ni caridad para los desvalidos. E s decir, c ue si esas turbas triunfaran, y su triunfo significase el de un ideal, surgiría éste á la realidad con el estigma de haber necesitado atacar á unas débiles mujeres y á unos ancianos infelices. ¡Q u é vergüenza! ¿Será CSC ideal el de que nos conquiste, no? dome y nos gobierne el Rif? ¡Se dan casos! Eso sí, los actuales tristes acontecimientos han privado á mucha gente de las expediciones vera-