Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA zan hasta el año 1905, en el cual, que se presenta este fenómeno. La había i: 924 ¡ni uno más ni uno me- peluca en cuestión es una formación nos! con un total de 124.068 camas, mórbida, producto, indudablemente, lato, este último, que demuestra la de cualquier lesión local, causada por paciencia en contarlas... Sin duda, una herida, or un golpe ó cosa selo más importante, es saber el dinero mejante. cmnleado en esa industria: jj n llenes de francos en el año indicado N vuEVO ¡Y tan n u e v o y ahora, seguramente, más, si la proHOSPITAL ¡Como que no es gresión continúa. No hay que olvidar p a r a personas... que en Suiza, aparte de los hoteles, ¿Para animales... ¡Tampoco... ¡Es hay inSniías casas de huéspedes y para los árboles... Tal es la última muchas otras donde, sin ostentar el creación de nuestro tiempo, correstítulo, se admiten pupilos... Todo es pondiente al último desctibriríKÍento... preciso en el lindo país visitado cons- Porque parece que los árboles sufren tantemente por todo el mundo. algunas enfermedades rí. uy parecidas á la- del hombre, y otras iguales, por N DIAMANTE En 1 distrito de lo menos de título, como la tubercuCOLOSAL Kumberlay, situalosis, por ejeraplo. Para curarlas se do en el África ha pensado fundar hospitales, y uno Austral, se ha encontrado recientede ellos se acaba de establecer en los mente un diamante de colosales dialrededores de Washington. Hay que mensiones y de un agua perfecta, añadir algo sorprendente, y es que según dicen los que le han visto llevan á ensayarse en los árboles algunos de admiración... ¡Y también se nas substancias de la farmacopea hules habrá hecho agua la boca... Para mana, como el borato, el salol, la formarse idea de su tamaño, baste morfina y otros... ¡Quiera Dios que decir que el diamantito ese puede á los pobres arbustos les siente bien sostener victoriosamente la competenel trato de médicos y boticarios! Y cia cou el famoso Cullinau, del que menos mal que no tendrán que pagar es propietario en la actualidad el Rey las cuentas. de Inglaterra... ¡Con ese diamante, convertido en numerario, podría pasarse una vida brillante Se hablaba en una t e r t u l i a de las emociones qtie produce la pintura, y uno de los presentes exclamó: -Yo recuerdo que me hizo llorar un cuadro. ¿De asunto patético? -No; era un retrato... Pero se me cayó sobre la cabeza, y tal dolor me produjo, que no pude contener Jas lágrimas. pARA DISIMULAR U n o de esos viejos gruñones y maliciosos, que no encuentran nada bueno en el mundo, decía á un amigo en el Casino: ¿Se ha fijado usted en el modo que tiene Rodríguez de jugar? -Sí, ¿y qué? ¿No le parece que es ba. stantc raro? -Hombre... ¡A ver si va usted á pensar que hace trampas! -No diré, que no. ¡Pero si siempre pierde! ¡Pues por eso precisamente... ¡Pierde para disimular. pUEN MANJAR! Hablaban dos aii- daluces sobre el mejor modo de comerse la caza, con la exageración ya entre ellos proverbial -Cuando mato una chocha- -decia uno, -la cuelgo de un clavo ¡lor el pico, le ato algunas alondras á las patas, y a. 1 cabo de ocho días tiro la chocha y me como las alondras, f uc ya han tomado el gusto. -Pues yo hago lo mismo- -dijo el otro, -sólo que tiro la chocha y las alondras. Entonces qué se come usted? -preguntó el primero un poco asombrado. ¡El clavo! u NA EMOCIÓN u u i. 0 es, y mu? ZOOLÓGICA graciosa, la que representa 1 a a. ljuuia fotografía. Se trata, como se ve, de un ciervo con peluca, que hubiera podido exhibirse por el mundo con el éxito correspondiente, de o u NA CURIOSIDAD CHISTES Y CARICATURAS Pedía limosna un pobre, acompañado de un hermoso 3 erro, á la puerta de una iglesia, con esta fórmula doliente: -i Acuérdense de este pobrecito ciego ele nacimiento! Una vez le dio un caballero una moneda de diez céntimos, y el pobre le dijo después de mirarla: -Caballero, esta perra es falsa. El donante íe contestó sorprendido ¡Cómo... ¿Pues no dice ttsted que es ciego? -Yo, no, señor- -repuso el pobre sonriendo; ¡el ciego es el perro! Un matrimonio entra en un café y se instala en una mesa, á la que se acerca en seguida un camarero á preguntar lo que desean. -Tráigame usted un chocolate con bizcochos- -dice el marido. -Y la señora, ¿qué va á tomar? -Nada- -añade severamente el marido -la señora está castigada. E L CIEGO c ASTIGADA L üL, Tianipiis i aber muerto á- manos de un hacenlado de Gaessing (Bohemia) por cuyos dominios discurría... Segurauente el matador estará arrepentido le su hazaña, pues, aunque no hu) iera pensado en explotar el curioso jemplar, lo habría, por lo menos, uardado en su casa para enseñárelo á los amigos... ¡Un ciervo con eluca... ¡Ahí es nada... Y eso que, i. rrún parece, no es la primera vez En una casa se lee en el A B C el relato de una desgracia, de la que resultó un hombre muerto, cuyo cadáver no pudo ser identificado. Gedeón, que escucha la lectura, interrumpe diciendo: ¡Pobrecillo... ¡Ha muerto de incógnito! DE INCÓGNITO ¡BUBN PADRE! ¿Del colegio, eh? Y qué tal, ¿re ela disposiciones? -i Muchas! Lo que hay es c uc los maestros no estimulan á este niño. Siempre lo colocan el último de la c i e.