Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUSEO DEL, PPvADO RAFAEL SANZIO I, Pasmo e Sicilia. P: ste famoso cuadro de Raf- iel, que reprrs- nta la caída de Jesucristo llevan lola Craz, es geiieral r- w- TM conocido con el título M Pnsino de Smlia, en el que -e ha convertido en el vocablo castellano É MÍMpnsmo. la pa abra italiana spásuno, pues esca obra la pintó Rafael para el convento de PP. OHvetanoR de Sania María dello Spási mo, de I- alermo. Inspiró al gran artista para e. -ta rompopición la patética escena del encuentro del Salvador con las santas mujeres en la calle de la Amarguia, cuauuu vuivicimo e á ellas, queieaiguicion las di ¡o: Í N O lloréis por mí, llorad por vosotríis y por vuestros hijos prediciendo d e esta suerte la ruina de Jerus a é n Je. ús, caído bajo el peso de la Cruz, que el cirineo sostiene para (pie pueda levantarse, tírale un saj ón de la cuerda que lleva atada á la cintura, mientras otio le ase. sta una lanzada. A la derecha está el afligido grupo de la Virgen, las otras Marías y San Juan. La plebe y los soldados (ue acom íiñaii la o I rosa subida al Gólgota, que se divisa á lo lejos, coniplt tan la roniposición. En la piedra en que Jesús apoya su mano se ¡ee, en carai teres de oro, ¡a firma Raphnel Urlnitúí, ííste fanu; S c u a d r o existente en la acluali dad en nuestro Museo liel Prado, t i e n e una histoiia i n t e r e s a n t e pnts ha pasado por vicisitudes realmente extraordinarias. Pintó Rafael de Urbiiio esia obra en tabla por ei i ño 1516 para el convento de Palernio, untes Citado, fué remitido á su dtstino en un baico que una violenta leinpeslañ arrojó á las co. -tasdei N rte de Ita lia. Hi o. -e pedaziis el b a i c o n iufiagó lod r cuanto (O tenia, per i- el cajón donde iba el cua dro fué flotando hasía S CRA P a M I L I A ULAMADA DEL LAGARTO la p l a y a de Genova. Pero no solamente le libró de iiaccjse asaiius, como lo demás que haWa en el buque, sino que no penetró tii una gota de agua en el interior del cajón, y cuando éste fué abierto se encontró! a pintura intacta. Grande fué la impresión que el suceso produjo, porque era en verdad prodigiosa la salvación de aquella obra de arte, y a, si que llegó á Paleiino la noticia de lo ocurrid se a i. resuraron á reclamar á Genova el cuadio que para ellos había sido pintado.