Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA RLVUELTA taba mucho. Pero pensenios, para confürmamos, en que según demostraciones científicas, que no pueden dudarse, eii la ostra vive el microbio del tifus... Tai vez los pobres, víctimas de esa enfermedad en los Asilos madrileños; tomaban ostras á todo pasto... I I N CAMPt- ON H. e acjui el retrato del más joven de nuestros campeones: y digamos nuestros, porque al fin todos somos hermanos. Este campeón es el de los corredoi- es de los Estados Unidos, á qgt 9 en tal cosa, pero nunca se procuró I- -Mejor- -contestó eí aludido. resolver el problema con tanta pre- ¿Cómo que mejor? cisión como ahora, i Entrará también- -Sí; porque cuantos meno. s bi; ieste deseo en el número de precau- tos, más claridad. ciones que demuestran el novísimo ardor bélico de la Gran Bretaña? Porque, indudablemente, esa cometa se dedicará, desde luego, á las artes de la guerra... Bien que no será tan cruel el inventor que no permita disfrutíirla también á los ciudadanos pacíficos... i Está escrito que el honv jjre acabará por volar... Ya, casi, casi, ha encontrado las ala. labremos bebido alguna vez una copa de champagne verdadero? Es posible; pero más vale que nos ¡columpiemos en la duda, aunque ello i nos arranque una de nuestra; más i espumosas ilusiones. Quince mil hectáreas, únicamente, ocupan las viñas de donde procede eí dorado vino que tantas cosas ha inspirado á los poe- tas; y sin embargo, el champagne riega todas las mesas del mundo con j el menor pretexto. Ya se compeen- POCO CB: bün. t derá, por lo tanto, que la demand, es infinitamente superior á la ofert; -Espérate; tengo que volvej al para emplear las palabras de la Eco- café, que me he salido sin pagar. nomía- -y que de alguna parte ha de- -Ya pagarás mañana. salir el líquido. De alguna parte que- -Es que... tie cenado. io sea Reims, Epernay, Chálons, -i A h! Vitri -le- Francois ó Sainte- Menehould, únicos sitios que guardan el j A SOLUCIÓN i iji sujeto, agoverdadero tesoro. De 40 á 50.000 biado por numefrancos vale la hectárea cultivada, y rosas deudas, cuenta sus cuitas á un algunas llegan á valer 100.000. La amig; o. mano de obra se paga entre i.ooo y- -Estoy desesperado- ie dice. -Xo v 000 francos por hectárea. Así se puedo pagar. Voy á suicidarme! explica que sea tan caro el cham- ¡Qué atrocidad! Eso es pensar pagne... y que no llegue casi nunca al revés. Cuando el deudor no puede á nuestros labios. pagar, no paga... ¡Y quien debe suicidarse es el- acreedor I Eh CHAMPAGNE i i H v- I sí. j í l- ols Dcli US todos los cuales iia vencido reciente mente, sin excluir á los más famosos que midieron con él las fuerzas y agilidad de sus piernas. El amigo no tiene más que diez años, se llama Francisco Sleaver y es socio del Athletic- Club de Nueva York. ¡Ahí está retratado el campeoncete, con la copa que ha ganado y en la cual podría ahogarse con facilidad 1 Lleva bordado en realce sobre el jubón un pie con alas, símbolo de su poderío, que le da cierta semejanza con el Dios mitológico... Si Mercurio hubiera vivido en estos tiempos ¿quién le habría ganado el campeonato pedestre? pONCURSüS OHl- En el campo de G NALES Wimbledou, en l a s cercanías de Londres, va á celebrarse UHÍI serie de concursos promovida por la Kiie Flying Associacion, de Inglaterra. SU objeto es premiar al mejor inventor de una cometa que pueda elevar á un hombre por los aires. No es ésta la priniera vez que se ha pensado Un sastre vio desde la trastienda que tui piliueío se le llevaba una americana de las que tenía colgadas á la puerta, I j N A EXPUCACION Cierto aris- y le gritó: ¡Eh, buen amigo... ¡Deja ahí íócrata igiiola prenda, que no la doy en ese raute, pero muy exigejite, encargó á cierto famoso pintor un cuadro precio ¡Viéndose sorprendido el rauda, representando su castiho señorial con su perro favorito ladrando á 1 la dejó sobre el mostrador, diciendo inicrta. con frescura: -Pues aquí la tiene usted. No doy llízüio así el pintor, y al llevarle por ella un céntimo más. el cuadro, le dijo el aristócrata: o está mal, pero le hallo un I A PARENTELA Al pasar por P a defecto. lacio un niño á- -i Cuál? quien su mamá llevaba de la mano, -Que el perro no ladra, -Es la hora de comer, y tendrá vio una compañía de Infantería que algún hueso en la boca- -reptKO el iba á hacer el relevo de la guardia, Y dijo, señalando á los soldados: artista amostazado. ¡Mira, mamá, mira! Al ir toniar R Éf RAN APLICADO el trenáuna fa- ¿Qué quieres, r hijo? -i Todos esos on primos de la milia que llevaba líos bastantes para mucliacha! ocupar un vagón, notó la mujer la I A CURACIÓN Un borracho incofalta de uno de ellos, y dijo á su rregible fué somemarido: -i No puedo fiarme de t i ¡Ya tido á régimen para ver si se le cu raba el vicio, además de decirle ei has) ierdido un bulto! CHISTES Y CARK jREClO PiJO