Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA URín 5 mAhE. 5 ANÍCbüTA t CAR 1 ATUKA 5 D ac OERTAMES LITERARIO DE VERDADES Y MENTIRAS i j N HERPE Un héroe verdad, y tan modesto como digno de admiración, vive en Londres, dedicado al modesto oficio de carbonero. Llámase Tomás Jackson, j su heroísmo uo tiene nada que ver con la carbonería, naturalmente. Es tm héroe, digno de ser presidente honorario de todas las sociedades de salvamento. Sólo tiene cuarenta años, y ha salvado la vida á 99 personas que se ahogaban sin remedio en el Támesis... ¡Celebremos su humanitaria cuarentena! can los periódicos de los Estados Unidos, y no hay por qué rectificarlos. Es ahora la atracción de una especie de circo de verano que funciona en Coney, que es una playa muy frecuentada por la gente de dinero. El número, como se ve en la fotografía adjunta, tiene cierta novedad. Hemos visto caballos que se arrojan al agua á la voz de mando, pero siempre en libertad, es decir, sin jinete. El que admira el respetable público de ese- pueblo norte- BLANCO Y NEGRO p l Consejo de Redacción de esta Revista h a examinado l o s Cuentos remitidos al Concurso, cuyos lemas y números son los siguientes: 101. t 02. 103. 104. IOS. 106. 107. 1.08. 109. lio. ZII. 12. tl ri 4. 115. lO. 17. 118. Tiq. 120. 121. 122. 123. 124. 125. Aualysis Sitns. Mi mi. Prefiero ser el primero de mi raza. VA rey loco. Dime guipuzcoanita. Gomóme ío contaron... 1 odo mi amor para ti. austo V Margarita. Apolo. Azucena. Humildad. Alegría... muerte. Los Celtas. Cutupiellu. Era un puñado de materia... Sepa yo que soy pura... Pax vobis. A toda marcha. Verdad. En arte, lo raro es un mérito. ¿Quiénes sois, muñecos? El primer paso. Las pasiones debieran ser... Símbolo. Tale- lama de Lliasa. u N N U M E R O SEN- Así lo caüíi- SACTONAL americano, va montado y resiste su montura en el líquido elemento, i y en verdad que la amazona es tan digna de admiración como el caballo... Pensando en ella, el número parece verdaderamente sensacional... i Menuda sensación la producirá, el chapuzoncito! 1 A DECADiNClA Viene observánDE LA OSTRA dose desde hace algún tiempo un b. echo curioso que la ciencia se disi; one á explicarnos para aumentar la confusión general. Este hecho es la decadencia de la ostra. No es que el apreciaWe molusco esté desmejorado, ni que vaya perdiendo aquella fuerza que le hizo, en ocasiones, tan difícil de digerir; es algo más triste, más desconsolador para los que gusten de su consumo... ¡La ostra se va; tiende á desaparecer, sin que hasta ahora sepamos la causa... Enefecto, todos los bancos de ostras esparcidos en el litoral de Europa- disminuyen de día en día el producto, exceptuando el de Trégnier, cuyo desenvolvimiento es mayor cada año. ¿Acaso la ostra, desengañada del trato fpic recibe entre los hombres, trata de hacer un mutis definitivo en el seno de la Naturaleza... ¡Quién sabe... Sintánio. slo, porqtte nos gtis- E l C o n s ej o d e Redacción de BLANCO T N B C R O ha admitido para s u publicación en esta Revista los señalados con l o s números 106 y 118 que se titulan, respectivamente: AiBOSO; lema Como m e lo contaron... LA ÜAKÜAÍSARREKA lema A toda marcha L o s otros trabajos pueden ser recogidos desde luego mediante la presentación del oportuno recibo. E n los números sucesivos segui remos dando cuen a de los originales recibidos y de la calificación que merezcan.