Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... LEGÓ Junio bueno y salvo. Quiere decir que libró bien de las manos de Mayo, el mes de las flores, que este año han sido cordiales, y de la viruela. Ha tenido el mal gusto de empezar en martes y con una de las anomalías que con frecuencia ofrece el calendario. Ese día, 1. por consiguiente, fué San Segundo. A ver si las personas supersticiosas, que las hay y van en aumento, no tienen motivo para preocuparse con un mes que tan desquiciadamente empieza. peso de eucima, pero no un peso en el sentido de preocupación, sino en e ¡de molestia. Preocupación sería si existiesen elementos perturbadores de esos En el último sorteo de la Lotería nacional le tocó un premio á un ciudadano que había jugado por vez primera en su vida. ¿No les parece á ustedes que ese rarísimo ejemplar de español, no jugador de lotería, debió figurar en el mencionado reparto de la Academia Española? ¡Qué más premio á la virtud! Los exámenes de fin de curso tocan á su término con gran sentimiento de los estudiantes forasteros, de las patronas que no son forasteras ni estudiantes, naturalmente, y de las bellas y distinguidas jóvenes que en Recoletos veíanse cortejadas por un futuro Licuigo ó un probable Galeno, y desde el balcón hacían más señas que un semáforo. ¡Los estudiantes se van! Y ahora que tenemos banda municipal y conciertos en Recoletos. ¡Oh, joven é que comprometen el sosiego público; pero ya lo ven ustedes, los que pudieran infundir algún temor son buena gente que ahora mismo acaba de realizar el acto de firmar un mensaje y elevarle á las Cortes pidiendo que les dejen jugar ó elegir un diputado por Madrid para entretenerse este verano. Pasear, merendar, firmar y hasta votar, si les dejan, no es ciertamente labor revolucionpria que turbe el sueño... Para acto simpático el celebrado el lunes en la Academia Española con asistencia del Rey: el reparto de los premios de la fundación San Gaspar á i6 personas que se han distinguido por sus rasgos de heroísmo, de valor, de abnegación. Entre ellas figuraba un payés tortosmo que salvó á 78 víctimas de una inundación; un navarro que salvó á dos obreros que se asfixiaban en un pozo, y un capitán que, además de salvar de la muerte á tres personas, ofreció la piel de un brazo para curar las quemaduras de una pobre niña. La presencia de estos héroes en ¡a solemnidad académica fué acogida con aplausos. El primero en aplaudir, el Rey. ¡Es verdad que se presentan tan pocas ocasiones de aplaudir héroes de verdad... Ese generoso militar que se dejó arrancar la piel de un brazo despertará una doble admiración: la de las almas grandes y la de las almas pequeñas, aficionadas á practicar esa operación sin el auxilio de la ciencia. No habría fundaciones bastantes ni dinero suficiente en el mundo si se hubiera de premiar á todo el que arranca la piel á tiras... ilustre maestro Villa, que para la primera velada compusiste una marcha! Cuántas niñas modestas pero agradecidas tararearán tu composición pensando en los que se van y diciendo: ¡Esta sí que es Marcha solemne! ¡Que se va á cerrar! -se dice también á las puertas del Congreso y del Senado. Qué descansados se que. dan los señores senadores y diputados... y los que no son diputados ó senadores. Ni gana. La política veraneará y á todos se nos quitará un Los calores aprietan, los salones aristocráticos se cierran, se maduran en el seno amoroso de las familias los planes del veraneo. Sin embargo, la juventud dorada tiene en cartera tres fiestas más, anunciadas para estos días, con- las