Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 X T 1? f 4 J v jíí í J- y jt- v r. rf. í í i iTODO VIYKI De la sierra en la altura, un pino sobre otro recostado, en abrazo apretado que eternamente dura, se entregan á su rústica ternura. A la par se embelesan con las mutuas esencias de su aliento. Dulcemente se apresan, y al moverlos el viento, hojas y frutos al chocar se besan. Resisten enlazados la ardiente pesadumbre del estío, los hórridos nublados, de las nieves el frío y el furor de los vientos desatados. La brisa en ambos pinos replegando sus alas se detiene, y luego, cuando viene por sus amplios caminos, trasciende al salmo del amor perenne. Se buscan con anhelo sus eróticas raíces bajo t i e m sus ramas sobre el suelo, y allá, en la abrupta sierra, la imagen del amor muestran al cíelo. No dio Naturaleza expresión más gigante á la hermosura ni pudo su grandeza expresar la ternura con mayor majestad ni más firmeza. Sólo la piedra inerte que al calor primitivo su fundiera en cuajo eterno y fuerte sobrepujar pudiera aquel amor sin fm, como la muerte. Quizá de los granitos en los átomos mudos é impalpables hay consorcios benditos, y poemas incontables de pasiones y amores infinitos Quizá la piedra dura quealtivo el hombre huella con suplanta sufre intensa amargura cuando el cincel quebranta el lazo de su simple arquitectura. El leñador un día de los amantes pinos uno atierra, y el otro ve á su umbría descuajado en la tierra á quien fué su contento y su alegría. Del viudo, con espanto la verde pompa tiembla y se le eriza; su resinoso llanto temblando se desliza, y por su tronco mana su qucoranto. Natura sin segundo reproduce el dolor de aquella escena; de su seno fecundo la dramática vena iavade así los ámbitos ael mundo. Desde la luz al lodo el ánfora vital su néctar vierte; la vida existe en todo, en lo vivo y lo inerte y borra de este modo ei limite implacable de la muerte. RAFAEL TORRÓME,