Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Pero yo no miedo ir Hasta f ¿Cómo serán aquellos inuiido í? Fn i li r ellas! omo s ¿cómo serán! os hombre A I deaquellos astros los que ahora d u e n Í e t u í i t T m? T iiiU eres? Oué enrantn i i ¿Como serán sus flores, de sus aguas di g u M! trascenderá de sus amores; de qué sentido nnrtk? nf? s color, qué lu 7 nT iA Participaran sus vidas; qué Sussollsdep inl ve a o L o l estrellita lejana aguelfa tan Z Ha guifia, detanlej ¿sco noe A a, aquella que sin un gran esfuerzo de aten J P mirarme i. fau yvirgira Tcó L T? rVl a r n i f c r a s i a elTva d a- FTaVr 1 -no podéis eleva? 4 e l u á r Z q tierra! ¡Y tú, descomida Zt la t a u g r a U e p o r q u T TM s f a s a a qué vuelas tan alto si va n í poderosas, por aquellos mundos quedarán E! Todos para mí. Como doTcivil, ignorados dos manantiales que van í i s- 0 TM dos saetas que se disnlran l P f 0 a os, como esos muudL b r i S t e s n u n- t ecciones, mundo que vo haWh; tropezarán con el 4 yo nabito. Su misteno siempre cerrado. í r t S u d o t c f d T -como rumor un no sTqué iguTad t i n S e lfrnSp- íerm 7 dL 4- semejauteá UH velo himateH l amanecido es por 1 ¿ancho del H r T i p S T a l 4 V Viene caUando l e n t a S e T 1 divina doncella d i la nnpiili T í serenidad, Un lucero sale á en as la rodean mosoTucero d i 1 ToIT te, el más h l estY S n u i S r S r n í l S í e T rV? velo diáfano sobre a haz dMrf, extend- lo su se espiritualizan; es uu velo oolS r PP cuantas cosas h ¿y a u n l l f n á! diviniza saspira, soñando- Oh Jf -F -El mundo descomunal y terriffi T hlT r -au. mados, L o r a C L Í -l í parecen animarse con una vida extrafín r las montañas se desoerexar, as de verse, querer andar el ífnÍl aparentan mopiente con escamas de ni. tortuosa serlizarse, lo ¿IsiuTque S ñ i i t r? hendidura de Tos arra? cos futr e fa mon? alejarse remotamente- los árhniL TM itanas, y los chopos, s o n sim b V e s e? S o ¿5 u r c l r o p i- n, -lt an pesadamente, como palabras m sTeriosas ó J o l í eudo á ciertas las casas muéstrala sus n. re I T invisibles; y rostros extáücos que tuvierantot í? zonte. Las coZ LTZ J J 0 os en el horihablando haciindose S s í moviendo, sí en un raro colom- 1 if comunicándose entr ¿entre ese lrbof q r a S c o f s Senc casita que blanquea á lo le? f l iella de la iglesia y a S a m o n t- u a margaritas d ee te ribazo v i l n peor que los demás todos s o n í alto ni luna y aquel neñascr, T s; tre la de esas estrella que nos m T r a n f w T pora en la c u K ue 1? e, e P i fortaleza en su rudo contornn de olímpica como un- uerrero írIole e conmueve, rada de laguna. la femen ina mii n i S t H r s S a de o 1 aguardando día ¡Ea, P u S T r n t r n l a f vl e Vdeirs J amable. salcorrieudoárecibfJálu k ra! JOSÉ M. a SALAVERRIA. DIBUJOS DE MÉNDEZ BB. NGA fos c Í c f f M? In ¿do s -dosjamás zarlos; la ciencia de fos hnn? h P 1 mentos, que apenas si us elepalmos por encfma de Suen elevarme cuatro separados. Jobe? Sa juía v ¿a hff n te debes detenerte: un ¿va lainconsolhi? 1 simple y sencilla como i i speradora, ¡O h n o c h r á l m a d l a s a l m r T más vertiginosos mad? e d T t helos todas cuantas e o ¿a s? o c u l H V í bridora de del amor! La noche ce? radl hi 1 crnuenes como estar suspirando la Tierra pt P Parece iHcha, laliochee el reposo V la n a f P