Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 SA RLVUELTA nueva casa de mi propiedad, número 174 déla ii. Avenida, donde aún quedan magníficos pisos por alquilar. ¿Es ó no es este anuncio un modelo de economía? El atiunciante aprovecha la ocasión para comunicar al público en pocas líneas: i.o, la muerte de su mujer; 2. el nacimiento de un hijo; 3.0, que necesita una nodriza; 4.0, que desea casarse; 5.0, las condiciones de su futura; 6.0, que liquida sus géneros; 7.0, que traslada su comercio; 8. que ha construido una casa; 9.0, que tiene pisos por alquilar. ¡Nueve anuncios en uno! Pedir más sería gollería. Aún nó ha n a c i d o el ueredero de- Holanda, y ya tiene un sonajero para alegrar sus próximas de su mejor vino, y. se los devolvió á quien los traía, con estas palabras: -Diga usted á su amo que mi cueva está á su disposición toda entera. Durante la revolucion francesa, el marqués de SaintCyr fué á pasar una tarde por cierta calle, y la guardia nacional le dio el alto preguntándole quién era. -Soy el señor marqués de SaintCyr. -Ciudadano- -le dijo el que mandaba la fuerza, -ya no hay señores. -Bueno; pues soy el marqués de Saint- Cyr. -Debes saberque ya no hay nobleza, ni títulos, ni nada... B i e n Saint- Cyr. ¿Olvidas que hemos suprimido los sai os? -Entonces llámame el ciudadano Sin Nombre. í rN VENENO ACTIVO M a d a m e de S t a e l estabp indignaüisima con el vizconde d e Choiseul, por saber qü se entretenía en hacerla epigramas mortificantes. Una vez se encontraron en casa de una amiga de ambos, y Mad. de Stael le dijo afectando gran interés: ¡Cuánto tiempo sin verle! -Estuve enfermo, señora- -contesté el vizconde uu poco turbado. ¿Grave? -Si, muy grave. A punto de morir, porque creí que me había envenenado. ¡Ah, vamos, sí. Se morderla usted la lengua. Pobrete, pero alégrete. CIUDADANO EL SlN NOMBRE R EGALO A UN PRINCIPE CHISTES Y CARICATURAS El dependiente de uncomerciose queda solo detrás del mostrador, mientras los amos comen en la trastienda. Entra un pobre pidiendo limosna, y el dependiente le contesta con la fóraiula consabida: -Dios le ampare á usted, hermano. -Dile que espere- -dice el dueño. Y el hortera grita al pobre, que se marchaba: ¡Eh! Que no le ampare á usted Dios... Venga, venga, que le va á amuarar mi amo. 1 I N CONSEJO Se quejaba un có mico modesto de las injusticias de que era victima en el reparto de papeles y por parte de la Empresa. -Tienes mucha r zón- -le contestó un amigo, -y yo te aconsejo que te vayas de ese teatro y te contrates en otro de primer galán. ¿Tú crees... -Sí. Porque para según do no sirves. pRROR NUMÉHICO U n estudiante a n d a l u z que presumía de hombre rico, leía á unas muchachas una carta en que su padre le anunciaba el envío de cierta cantidad. El envío era bien modesto: 50 pesetas; pero el estudiante, por darse pisto, leia 5.00.0 creyendo deslumhrar á sus oyentes. Una de las mucnacnas que estaba á su espaldar le advirtió la equivocación, y él repuso con viveza: ¡Es cierto! Mi padre se ha olvidado poner aquí dos ceros. ¡Es tan distraído! 0 ECTIFICACION REFRANES ILUSTRADOS horas infantiles. Y es, como corresponde á un príncipe, una obra de arte y de mucho valor. Es de ero y está ornado de diamantes y esmeraldas. Sus colores, blanco y verde, son los simbólicos de Greuingen, cuyas mujeres han ofrecido este regalo al vastago de su adorada reina Guillermina, ANÉCDOTAS I I NA LhcciojN ThomasMorus, can ciller de Inglaterra, que era una integridad incorruptible, recibió uu día artísticos y valiosos jarros que le remitía cierto caballero que tenia un asunto pendiente, con ánimo de ganar su voluntad con el obsequio. En seguida dispusoqüe los llenaran Señora que mucho mira