Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L JÓV G ABEN ustedes lo que significa! a palabra abril. Pues í 2 á; z 7 significa 2 ¿n; Abril es lo mismo que aprilis, contracción de aperilis, de aperire, abi ir. (Y sonríanse ustedes de Benot. El mes de Abril es el portero del año. Representa la JUVENTUD, y es la unidad de medida para contar AiRíL como es fugaz y alegre toda juveniud. Mas de todos estos actos de Abril precisa a ¿n capítulo aparte. En síntesis ya conocen ustedes lo que es este abrileño joven. Es todo lo contrario del actual ministro de la Gobernación. y 46? z viene del latín, y todo lo abre. La Cierna viene de Murcia y todo lo cierra. Estudiemos el lozano mes, y olvidemos la arrugada y carcomida política. ABRIL ABRE LOS CORAZONES la edad de las señoritas de quince, diez y siete y hasta veintidós Abriles. Pasando de esta edad es muy difícil saber por qué mes deben tantearse las solteras, y es también muy difícil... que éstas se casen. De todos modos, el presente mes de Abril es muy simpático, muy campechano y de carácter niU 5 abierto, como es natural. Abril es el Amor, y con sus mágicas llaves abre los corazones. Otras veces. Abril es el Buñolero, y abre en domingo de Pascua el ancho portón del toril. También abre, convertido en alegre payaso, ladesvencijada puerta dela iM í? ecuestre. El mes joven es aficionado á l o s Hieres, como son á ellos aficionados todos los chiquillos. A b r i l en fin, con sus menudas l l u v i a s abre el Ijaraguas; pero en breve lo cierra, (iues sus chaparradas son fugaí; es y a l e g r e s Los corazones, ¡ay! sobre todo los femeninos, están enlomados durante todo el año. Pero llega Abril y los abre ele par en par. Al abrirse las puertas del Retiro, las visceras cardíacas de las modistillas y los horteriles corazones de los mancebos experimentan una desgarradora sacudida. ¿Qué rubia ribeteadora cierra en Abril la entrada á la volcánica pssión que la pinta, jugando al ratón y ac galo, un dependiente del ramo de sederías... I os árboles han abierto sus hinchadas yemas y ofrecen, generosos, el t. e. rr o patt y quesillo. Eas entreabiertas lilas perfuman el ambiente. Los pájaros abren sus picos y entonan su abrileña canción. Las fuentes murmuran, y los guardas tatubién murmuran á propósito de ciertas escenas que se ven obligados á presenciar. Alegres y risueñas, las muchachas corren perseguidas por los apuestos galanes. Un estudiante vehemente se declara á una linda modistilla que, sofocada, se sienta sobre un banco. -Mi amor- -la dice- -es puro y sano como el aura de estas tónicas mañanit- is de Abril. Mi haber es corto como el mes que nos preside. Pero no importa: en primavera los enamorados no necesitan comer. Nos bastará para alimentarnos con cuatro brotes de los