Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUSEO DEL PRADO RAFAEL SANZIO Mi famoso pintor italiano conocido universalmente por Rafael de Urbino, juntando así u uombrff H de pila con el del lugar de su nacimiento, era hijo del pintor Juan Sanzio ó Santi, y vino al niiuido ISa el 6 de Abril de 1483. No se tienen exactas noticias de la primera edad de este gran artista; supónese que sus aptitudes para la pintura se educarían en el taller de su padre, aunque muy poco tiempo, pues Juan Sanzio murió cuando Rafael tenía once años de edad. Por conjeturas, se cree que entonces debió de recibir lecciones de Lucas Signorelli, que por entonces pintaba en Urbino, y de Timoteo Viti, pero lo que sí se sabe es que por el año 1495 entró á estudiar en casa de Pedro Vannucci, el Perugino, y que no tardó en sobresalir entre todos s u s condiscípulos. Al trasladarse su maestro de Pelusa á Florencia, fué Rafael á Citta de Castello, donde pintó m u c h o s cuadros, siguiendo con fidelidad, á veces extremada, el estilodesu maestro, como en el cuadro del Sposalixio, en que copió la disposición general de las figuras y varias de éstas d e l cuadro del mismo asunto que Pefíígüio pintó para la catedral de Perusa. Marchó luego Rafael á Urbino, d o n d e adquirió relaciones que. le fueron muy ventajosas para su porvenir. La hermana del duqi; e Guidabaldo le recomendó al gonfal o n i e r o de Florencia Pedro Soderini, y tuvo fácil acceso á las más ihrstres casas patricias, lín Florencia se perfeccionó con el estudio de l o s grandes maestros Leonardo de Vinci, Miguel Ángel y fra Barto- lomeo. E Cuando había enriquecido el caudal de sus conocimientos y se había asimilado las más brillantes calidades de los más notables maestros, fué llamado Rafael á Roma por el Pontífice Julio II, por recomend a c i ó n de Bramanle, para trabajar en el Vaticano y le encomendó la decoración de sus grandes salas, comenzando por la de la Segnalnra, a s í llamada por ser en la que se firmab a n los Breves de Gracia. La priniera obra que pintó al irasco fué la Disputa del Sacramento, y fué tal la impresión RETRATO DE queprodujcque el Papa mandó en seguida borrar todas las pinturas de época anterior que había en la estancia. Después pintó la Escuela de grandiosa alegoría del mundo clásico; El Parnaso y la jíjirisprudencia. Hallábase pintando la segunda pieza del Vaticano cuando murió Julio II, y su sucesor en la silla apostólica, León X, se declaró asimismo protector decidido del joven y admirable pintor de Urbino. La multitud de sut octjpaciones llegó á ser tal, que Rafael se vio obligado á valerse de sus discípu lus iscípulos más aventajados para ejecutar las composiciones de su inagotable fantasía creadora, Así, en la decoración de las famosas