Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Vi- r j JS, BUEN ALOJAMIENTO (D E PABLO DEROULEDE) 3? V i v... -Patrona, ¿qué estás haciendo? ¿El hogar vas á encender? Déjalo; no tengo frío. ¿Fuego... ¿Fuego, para qué? Economiza tu leña; guárdala para otra vez. Pero ella arrima á las ascuas una astilla, y dos, y tres... y cariñosa me dice: -Soldado, abrígate bien. -Patrona, no tengo gana, y a mi buen rancho tomé, (iuarda el jamón, guarda el viuo, quita ese blanco mantel. Tanta gala, pobre vieja, jpara nosotros no es. V- Pero ella me llena el vaso; me da con esplendidez buenas magras, y me dice: -Soldado, nútrete bien. -Patrona, colchones, sábanas, mantas... eso ¿para quién? Dime, ¿no tienes establo? ¿No hay paja abundante en él? Un montón de paja basta paia dormir como un rey. Pero ella el colchón ahueca, extiende encima después las sábanas, y me dice; -Soldado, descansa bien. Amanece y me despido: ¡Vaya, adiós! ¡Hasta más veri Mas ¿qué es esto? la mochila pesa mucho más. ¿Por qué de un modo tan regalado me obsequias, buena mujer? Y entre risueña y llorosa, con ingenua sencillez, me contesta; -Tengo un hijo, y él es soldad: también. TEODÍHO LLÓRENTE. DIBU DE r. EGIDOR