Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... I A primavera llegó el domingo último. Y en el tren corto de Guadalajara, por más señas. I. a esperábamos, como dicen los poetas que llega siempre, con ramas de mirto y guirnaldas de ñore. s. ¡Sí, sí! Hermosísima ha llegado esta vez... ¡Con ramas de ciprés y coronas de siemprevivas! Pero no hablemos de cosas desagradables... L, a Cuaresma va de vencida. Los templos siguen concurridísimos, y como el tiempo ha templado, al ejercicio espiritual sigue el corporal. El paseo se impone. Todavía subsiste en Madrid la costumbre de ir de escaparates que Carlos Frontaura relataba en sus crónicas de hace cuarenta años, con dibujos de I Uque. Ese todavía no es intencionado, no. No quiere decir que se trate de una antigualla que debe desaparecer. L, a antigualla la constituyen muchos escaparates, porque la verdad es que hay poco gusto y escaso interés en renovarlos, y por eso es raro que lodavia quede afición á verlos. Y á propósito de música. ¿Saben ustedes cómo tratan á Strauss con motivo de Eieclra, su última ópera, los humoristas alemanes, paisanos suyos? ¡Despiadadamente! Uno dice que ha inventado un instrumento para dar siete notas á la vez, y las siete perfectamente desafinadas. Otro cuenta que en la tragedia resulta perdonado el asesino de la madre y sacado á n triunfo el asesino de los acordes. Y otro, en fin, expresa que cuando termina la ópera, se sienten ganas d e oir un poco de música... Ha comenzado el desfile de turistas ingleses hacia Sevilla. Por cierto que el Jurado de la clase de la moda masculina en la Exposición Franco- Británica acaba de declarar que los sastres franceses han demostrado una gran superioridad sobre sus colegas ingleses en todo lo referente al vestido masculino. ¡Anda, y aquí que creíamos que la suprema elegancia en el hombre era vestir á la inglesa! ¡Hasta á los trajes sastre tan de moda en nuestras damas, les atribuíamos corte inglés! A menos que se trate de una jugarreta que los ingleses, maígré, l ente? t ¿e cordtaie quieran jugar á los modistos de París una partida serrana para proclamar la supremacía de la elegancia femenina inglesa. Y podrán pensarlo, pero para convencernos será preciso que nos envíen por acá, de paso para Sevilla, Granada y Málaga, otros modelos. No les parece á ustedes? También hacen sus maletas muchas familias madrilefias dispuestas á pasar la Semana Santa en Sevilla y empalmarla con las ferias. Menos mal que aquí las Compañías de ferrocarriles son amables! ¡Y no como las de Suiza! ¿Qué dirán las lectoras de BLANCO Y NEGRO que han anunciado estas Empresas? Pues ¡casi nada! Que si la moda de los grandes sombreros persiste, aplicará á sus cajas la tarifa 117 A. F. et G de 28 Febrier de 1906. ¿Y saben ustedes á qué serán asimilados los sombreros femeninos de más de 80 centímetros de diámetro? ¡Pues á las ruedas de bicicle- l, a Orquesta Sinfónica deMadrid ha empezado brillantemente sus conciertos de primavera. Tuvo el primero numeroso y distinguido auditorio, que aplaudió mucho y con justicia al gran Fernández Arbós y á la gran corporación artística que dirige. Bach, Beethoven, Schubert, Wagner y Tschaikowsky llenaron el programa. Con este último se mostró el público un poco esquivo. Y se comprende. Su ofrenda entre las de los otros autores, oro macizo y de ley, desmerecía. Se ha dicho, y recientemente, que Chopin compuso su marcha fúnebre vistiéndose con un sudario y teniendo entre sus brazos un esqueleto. I, a obra de Tschaikowsky, dirigida el domingo por Arbós, está inspirada, según su autor, en la Divina Comedia del Dante, y con la Divina Comedia en la cabeza, como Chopin con las manos de un esqueleto entre las propias, ¡cuántas eosas que no sean triviales y efectistas pueden concebirse...