Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESARLVUELTA -Señor... Esto consiste en que he trabajado más con la cabeza que con las mandíbulas. Recordando esta explicación, una vez que se le presentó un embajador que tenía el pelo negro y la barba canosa, el Monarca le dijo á un gentilhombre: -Este diplomático h a trabajado más con las mandíbulas que con la cabeza. PJjUDA RESUELTA D. Juan, duque de Braganza, dudaba en aceptar la corona que le ofrecían los portugueses. Su mujer, I, uisa de Medina- Sidonia, le dijo para convencerle: -No dudes ni un momento... Vale más ser rey de Portugal media hora que duque de Braganza cien años. C ABER ESCOGER El célebre marino Juan Bart envió á su- hijo á dar cuenta de una victoria al Rey Luis XIV. Enterado el Monarca de que el joven también había tomado parte en la batalla, haciéndose notar por su arrojo, le dijo: ¿Qué premio quieres... ¿Una charretera ó una pensión? -Ambas cosas son buenas- -le contestó el muchacho. Y el Rey le concedió las dos. p L APERITIVO ü n pobre pedía limosna todos los días con esta fórmula: ¡Por amor de Dios, que no he comido todavía! Extrañado un caballero que solía socorrerle, díjole una vez: ¡Pero hombre, siempre dice usted lo mismo! Eso es una farsa. -No, señor- -contestó el pobre. -Es que yo no como nunca hasta que me retiro de pedir. 1 AS SETAS Un higienista vio á un campesino cogiendo setas en el campo. -Mucho cuidado- -le dijo, -que puede usted llevarse algunas venenosas. -No importa- -contestó el campesino tranquilamente. -Son para venderlas. CABIDURÍA- ¿Dónde se pescan los cangrejos? -preguntó una señora á un pollito de los mas elegantes, -No lo sé á punto fijo; pero... ¿no son colorados? -Sí. -Pues entonces de seguro los pes can en el mar Rojo. PENSAMIENTOS IvOS lazos del dolor atan con más fuerza que los de la felicidad. LAMARTINE. El mejor partido que debe seguir un hombre que desconfíe de sí mismo, es callar. LAROCHEFOUCAUIVD. El oro, como el cieno, encubre y corrompe. SALAS. CHISTES Y CARICATURAS f 7 L RUIDO Comía un huésped solo en una fonda muy bulliciosa, y molestado por el ruido que armaban los compañeros, les difo con toda formalidad: ¡Señores, un poco de silencio... ¡Que no se entera uno de lo que come! CONSEJO GALANTE- ¡Pero señor! ¿Ño habrá medio de que le pierda á usted de vista? -Sí, señora. Quítese usted los lentes. AS VALE LLEGAR U n h o m b r e A TIEMPO e n t r ó en l a iglesia en el mismo instante en que decía el sacerdote ite misa est. ¡Vaya! -dijo. -Si me descuido un poco me quedo sin misa. La mayor desgracia es merecerla. LA FONTAINE. Conocemos los libros más que las cosas, y el ser sabio consiste en conocer las cosas y no los libros. PALMES. CANTAR ILUSTRADO M INGENUIDAD Llegó nn viajero á una posada, pidió de comer y le sirvieron un pollo asado, que era lo único que quedaba. Tan seca y trasnochada estaba el ave, que el viajero preguntó á la criada: ¿Pero qué tiempo tiene este pollo? -No puedo decírselo á usted- -contestó la moza- -porque a o llevo más que quince días en la casa. UESTION GRA- ÍDisputaban d o s MATICAL bebedores en defensa de sus respectivas fórmulas para pedir la bebida. Uno de ellos pretendía que debe decirse dame de beber y el otro dame qué beber -Estáis los dos equivocados- -les dijo un amigo. -Debéis decir que nos lleven á beber. LA VOZ- ¡Eal, ya vienes borracho. ¿En qué lo has conoció? -En que en cuanto tomas dos tragos te se pone una voz que parece que hablas por el teléfono. Yo no sé cómo se nombra, ni si es mala ni si es buena, ¡me basta con ver su cara para morirme por ella!