Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Iva Guerrerilo sigue cultivando en la JCarzuela su papas ó tutores... por si nos la devuelven arrojándogénero, que hasta ahora no había pasado de El puñal nosla á la cabeza. fi la rosa, pero que desde ayer pasó á La hija de la mon- Un industrial belga ha solicitado patente de mveitaña para demostrarnos probablemente que también ción para un sombrero de señora, forma de moda, con para la montaña cose Paquin y hacen engarzar pepequeños depósitos de agua para flores naturales. drerías los principes y los archimillonarios. Y no es esto lo peor, sino que, probablemente y en La alegría del batallón, en Apolo, parece que no lle- son de revancha, los fabricantes de flores itificiales gará á ser la alegría de la compañía del teatro. y de plumas inventarán un sombrero con pequeños Sigue el diluvio de estrenos en cines y salones más acumuladores eléctricos para que las damas lleven ó menos cines. Así se reparte la gracia de Dios. Viven pompones luminosos en las fiestas nocturnas. muchos artistas y comen no pocos ingenios. ¡Y miren ustedes que si, encima, para el consumo del agua 3- del fluido las ponen contador! Para hoy está anunciado, como no ignorarán ustedes, el terremoto hache, de gran espectáculo, con la Otro progreso feminista de estos tiempos: el cigarrillo. Se extiéndela moda de fumar. En los escaparates de los estancos aparecen las cajas de cigarrillos para damas. Los egipcios son los predilectos. Resultan muy caros; pero ¡oh! en cambio son bastante malos y dejan desagradable perfume en los delicados dedos. ¡No importa! También antes olían las mujeres elegantes á azucenas y rosas, y ahora, con los automóviles, huelen á gasolina. Con gasolina y con tabaco... ¡á demonios vivos! Finalmente, otro progreso... que no progresará, aunque Carmen Sylvia, la reina de Rumania se ha erigido en su defensora: la supresión del corsé. Invoca no sólorazones de higiene, sino de estética. La Venus de Milo- -dice- -tiene el talle esbelto sin corsé. -Sí- -alegarán las jamonas- -pero sobre ella, aunque p- siglos, no pasan años. Cerremos estas líneas con la noticia de las noticias. Se conjuró el conflicto. No hablamos del austro- servio. desaparición de España entera y sus cercanías. Pero, por si acaso, lean ustedes á los cronistas de salones. No se hartan de anunciar próximas bodas. ¡Bonita manera de acabarse el mundo! Es verdad que en la época en que nos hallamos tampoco pueden anunciarse otras fiestas. La del Tiro de pichón en la Casa de Campo, y para eso protestarán enérgicamente los pichones contra el dictado de fiesta. Solemnidades académicas se anuncian varias, entre ellas la recepción del duque de Tovar en Bellas Artes y la del de T Serclaes en la Historia. Cuentan que el primero disertará sobre el tema La casa y el mueble La cavSa Tovar, perfectamente; será notable, artística, inmejorable; Dero, ¡por Dios Santo! ¡nada de Asilo Tovar! La crónica extranjera nos trae una nueva que se la ofrecemos á nuestras lectoras, pero no á sus esposos, Pan y tortas pintadas es éste comparado con el que se nos vino encima el pasado otoño y ahora parece resuelto por irte de birlibirloque. Nos ref ios al taurino. Tenemos ya, como quien dice, corridas de toros. Habrá Miuras, y brillarán nuestras primeras estrellas. Hasta es fácil que Fuentes vuelva á despedirse media docena de veces. Por lo demás, se espera- -sabido es que vivimos en el país de esperarlo todo sentados, ó de las nubes ó de la lotería- -que los ganaderos envíen ganado cumplidito, de sangre probada y comprobada, y que lo- diestros trabajen con todas las de la ley, justificando las cinco ó seis mil del ala que barren para adentro. De un poderoso atractivo no dudarán ustedes, por grande que sea su recelo acerca de la regeneración del espectáculo nacional: de la supresión de la reventa. ¡Ahí es nada asistir á una corrida con la tranquilidad de conciencia de no haber contribuido á fomentar la infracción del séptimo mandamiento de la ley de Dios! A N Ü E L M. a CASTELL.