Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 -Oslo agradezco- -repuso el Monarca, -Me llamo Felipe II, Rey de España, y vivo en Madrid. Si vais por la corte, id á verme y os prometo también un vaso de vino tan bueno como el de vuestras bodegas. Milton, LA ROSA DE MILTON poeta i nelg grau, lés casó en segundas nupcias después de quedarse ciego. Su esposa era una dama hermosísima, pero de muy mal genio, que le proporcionó no pocos sinsabores. IvOrd Buckingham, decía una vez ai autor de Ei Paraíso perdido que su mujer era tan bella como una rosa. Y él le contestó tristemente: -No la puedo juzgar por sus coló res, pero sí por sus espinas. líNHOMENAjE CarlosV admir ba X, -tanto al ilustre defensor, de París, Antonio de I, eira, que una vez al revistar sus tropas entró en fila tomando un mosquete, y dijo al Comisario que pusiera en las listas: Carlos de Gante, soldado de la Compañía de Antonio de Leira. EL MAL EL MENOS Irritado p o r cierta falta de disciplina de un subalterno, el general Pellisier, duque de Malakof, le descargó un bastonazo. El oficial no pudo contenerse y le disparó su pistola. Por fortuna falló el tiro. Entonces el general le dijo con la mayor sangre fría: -Caballero oficial, quedáis arrestado por no ievar vuestras armas corrientes, MESARE. VUELTA FL CHATO Y EL POBRE U n s e ñ o r muy elegante, que era chato hasta la exageración, dio á un pobre un céntimo después de largas súplicas y lloriqueos. Al pobre le pareció tan poco, que le dijo con sorna: ¡Dios le conserve la vista en buen estado... Porque si se la acorta no va URted á podet ponerse unas gafas. OUENA IDEA Ea madre de Gedeón, que ya poseía el ingenio que heredó su hijo, fué un día al campo de merienda con su esposo. Encantada del ambiente, de la tranquilidad y de la hermosura del paraje dijo á su esposo: ¿Por qué no edificarán las poblaciones en los campos? pLMALGENjO Un capitán es r x casado con una t ujer de genio tan insoportable que nadie la podía aguantar. Los asistentes se sucedían sin interrupción en aquella casa, prefiriendo las incomodidades del cuartel á los malos tratos de la señora. El capitán no se explicaba estas mudanzas, hasta que al fin interrogó á uno dé ellos. i capitán- -le contestó el asis M tente, -con usted estaría toda la vida. ¡Pero el genio de la señora... Por eso me voy á la compañía. ¿Es por eso... Pues espérate y lios iremos juntos. p L ABONO Un aristócrata de rancio linaje, pero que no tenía ni una peseta, anunció su boda con cierta señorita de origen humilde, heredera de inmensa fortuna. Censurábanle algunos amigos por este matrimonio, pero él les argüyó diciendo: ¡No hay más remedio que abogar las tierras de cuando en cuando! r D UN ATRACO- -Caballeio, la boba. ¿Ea Bolí a? Allá abajo, junto ai Dos de Mayo; pero debe estar cerrac? a á estas horas. pENSiON INCOMPLETA N a p o l e ó n concedió una modesta pensión á uno de sus soldados, el cual se le presentó pocos uiesesdespués pidiéndole alguna co. a, ¿Pero no he dispuesto que te den una recompensa? -le dijo Bonaparte. Y el soldado repuso: -Señor... Tengo para comer, pero me falta para beber. Sonrió Napoleón, y ordenó que se le aumentara la pensionceja. CANTAR ILUSTRADO CHISTES Y CARICATURAS p L PICO Cierto gitano del barrio de Triana, de Sevilla, prestó á su compadre unos cuartejos. Pero tardaba tanto en cobrarlos, que al fin se atrevió á hacerle la oportuna reclamación. Un día se le encontró, y le dijo: -Compare, ¿cuándo va usté á pagarme aquel piquiyo. -Comparito- -le contestó el otro, -hágase cuenta de que se ha giierto cuervo... ¿Qué quiere usté decir? ¡Que ya tiene usté pico pa toa su Vidal COmClDENOA- -No puede usted pasar. Está la sala completamente llena. -Tengo absoluta necesidad de tomar la cabeza del acusado para mi periódico. -tlegá usted tarde, porque ya la ha pedido el señor fiscal. ¡Qué desierto encuentro el mundo desde que ella me olvidó, y es que llevo ese vacío por donde quiera que voy