Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í sfif LA SORPRESA pero usted me gusta sobre todo lo existente, incluso su hermana. Y celebraré que no haya otra hermanita más guapa todavía que ustedes para no enamorarme de toda la familia. AMELIA. (Riendo. No sabía que eran ustedes en Cuenca tan bromistas. JULIO. -Encantadora Amelia... AMELIA. -Comprenda usted, señor Monterde, que sólo á titulo de broma puedo escuchar á usted. JULIO. -Pues escúcheme en broma, qué remedio. AMELIA- -Comprenda usted que estoy sola, que ef una locura que haya usted venido... JULIO, -A tener el gusto de visitar a su hermana. AMELLA. -Pero no á hacerme á mí el amor. JULIO. -Perdón, señorita. Pero, ¿qué culpa tengo A M E L I A -Sí, sí. yo de que sus ojos, su voz y su risa me hayan camJULIO. -El de las postales. biado los gustos? ¿Qué culpa tengo yo de que su herAMELIA. -Sí, sí. Pero siéntese usted. JULIO. -Anuncié á su encantadora hermana una mana me entusiasmara en Cuenca y usted me enlosorpresa, y ésta es... bien iuoceolita... venir á Malrid quezca en Madrid? ¿Por qué razón no puede un hombre enamorarse de la hermana de su novia ó de la para tener el gusto de hacerla una visita. AMI; LIA. -Con igual gusto le recibo en su nombre. que piensa hacer su novia? Comprenda usted, graciosa Amelia... Ii hermana salió temprano con mamá... Creo que no tarde. AMEH. (Agnanlando la risa) El caso es que me hace gracia este hombre. JI: LIO. -Su hermana ha dejado en Cuenca un reJULIO. -El destino, exquisita Amelia, nos reservaba -uerdo encantador. en mi coiazón sobre todo... Usesta broma: á mí, la de enamorarme interinamente de ted no Ignorará... su hermana, para caer luego como pájaro dichoso en A- yiv, i,i (Soiiríendo. J Sí, ya sé, JULIO. -Me inspiró la pasión más grande que haj a las redes de usted; á usted, la de proporcionarla el podido inspirarse en Cuenca- ¡qué digo! -en el mun- placer si quiere, de quitarle el novio á su hermana. do; perdone la equivocacióu. AMELIA. (Riendo. Conste que escucno á usted AMELIA- -Vino encantada... fueron ustedes muy amables... De usted y de un Joaquín Aranaz nos como una broma, JULIO, -Como broma, desde luego. Como oroma, habló... Juno. -Joaquinito Aranaz, muy amigo mío... be yo estoy enamorado de usted, y usted, como broma empeñaba en ser de Teresa mejor admirador que también, acepta mi adoración. ¡De acuerdo: Bueno; yo... ¡Pobre Joaquinito! (Riendo. Si él supiera que pues ahora ayúdeme usted á deshacerme de su herestoy aquí, en Madrid, en casa de Teresa... El que no mana. AMELL ¡Qué dice usted! tiene secretos para mí... ¡Pobre Joaquinito! Ni aun JULIO, -Está claro. Teresa espera, después de tansabe que he estado cambiando postales con Teresa... ¡IjO que va á rabiar cuando sepa... ¡Pobre Joaquinito! tas insinuaciones, que yo me lance á una franca de. AMELIA, (Sonriendo. iv 2. u X. X á divertirse con claración. ¿Cómo, pues, me deshago de Teresa? AMELIA, (Soltando el trapo) o hombre deDios... el pobre Joaquinito. JULIO, ¡Ah! se me ocurre un medio: declararme JULIO. -Pero permítame usted que la diga... embajador de mi amigo Joaquinito, apoyar su candiAMELIA. -Señor Monterde, está usted confundién- datura. dome con nii hermana. AMELIA. -No entiendo... JULIO. -No, señorita; que perdone su nermana, JULIO. -Pues decirla que Joaquinito está enamorapero usted me encanta mucho más que su hermana. do de ella. AMELI. Í. (Desconcertada) Señor Monterde... AMELIA. ¡Pero si no lo está! JULIO, -Lo que usted oye. Su hermana me gusta JULIO. ¡Yo me encargo de que lo esté! á rabiar- -peraone lo ordinario de la expresión; -AMELIA. -Mire que eso es ya mucha broma. I UMO. Lo que menos puede figurarse Teresa es J que yo, Julio Monterde, el hombre más listo de Cuenca, estoy aquí esperándola. ¡Qué sorpresa la voy ú dar... ¡Ah! j a está aquí. (Pero no es ella. ¿Tengo el gusto de saludar á la señorita Amelia Órellaua, hermana de Teresa? AMELIA. -Sí, señor. JULIO. -No tenía más remedio que ser asi. AMELIA. ¿Me parezco á mi hermana? JULIO. -No, señorita. Pero ya me figuraba yo que Teresita Orellana era incapaz de tener una hermana fea. Usted no me conocerá... Soy Julio Monterde... AMELIA. ¡Ah, si! JULIO. -De Cuenca.