Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L t i í lyíiLSCATlITiL riv rasgo Carnaval, el que á mí me hace reír todos E saludanmás gracioso del que dice: ¿Me conoces, me conoces... los años, es aquclia. iruse las máscaras, y coa que nos. No puedo contener la risa cuando escucho esas ingenuas, candorosas, infantiles palabras. ¡Me conoces, ¿Cómo quieres que te conozca, pedante mascarita, si llevas taoado el rostro? ¿Comí) quieres que te conozca, SI aunestando sin antifaz no te conocería? ¿Por ventura has creído que el arte de conocer á las personas es cosa fácil y al alcance de todos? Con antifaz ó sin antifaz, humildemente confieso que no conozco á nadie, qucr cada día me convenzo más de mi ignorancia, y que apenas si me conozco á mí mismo. Las mascaritas son muy lindas algunas de ellas, pero son también muy idiotas. Porque, ¿á quién se le ocurre preguntar al primero que pasa me conoces, me conoces... Aquí ninguno nos conocemos, todos somosunos cotidianos enmascarados, y todos nos engañamos ladinamente. Por mi parte declaro que cada vez soymás torpe en el arte de conocer; yo no conozco á nadie, y los. hombres, así como las mujeres, me resultan verdaderos enigmas. ¡Ahí era nada el conocer á laspersonas! El género humano es un hondo abismo de disimulo y de mentira; y creo no aventurar mucho si digo que la existencia del género humano se basa principalmente en la men- tira. Si no existiese el engaño, á estas horas es probable que no existiéramos. El hombre engaña á la mujer, y la mujer engaña al hoinbre; el niño al viejo, y el viejo al niño... Nos engañamos todos de la mejor manera posible, y así vamos tirando de la vida. Si no existiese la máscara cotidiana, si el engaño des. -ipareciese, la trabazón de las cosas se vendría abajo. La mentira es una especie de red, inediante la cual llega á ser posible la convivencia de unos con otros. Si no se hubiera tejido esa red de engaño, ¿qué sería de nosotros? El comerciante no podría comprar ni vender, porque vive exclusivamente del engaño y de la malicia; los pueblos no tendrían gobierno, ni reyes, ni presidente. s, porque la política es el engaño por antonomasia; en cuanto al amor... Si no hubiese mentira, ¿cómo llegarían á unirse los seres de ambos sexos si el fundamento del amor es el engaño? En una palabra: desterrad el engaño, la máscara, el disimulo, y habréis hecho imposible la misma vida. Esto que voy diciendo es. un tanto cruel 3 triste, pero es verdad. ¿He dicho verdad... Pues tendré que rectificar, porque yo no sé ya lo que es verdad, lo que es mentira ni lo que es nada. Sólo sé que el mundo es un compuesto de cosas entretenidas, unas feas y otras bonitas, unas, amables y otras horribles, y que precisamente de tan entretenida amalgama surge la armonía, un tanto grotesca, de este bajo mundo. Sin embargo, ¡qué hermosa es la sinceridad! Y ¡cuánto amo yo los espíritus claros, fuertes, sinceros... Mascarita mía, si eres bella y eres buena, ¿por qué no te quitas el antifaz? La belleza no necesita esconderse ni la, bondad necesita mentir. JOSÉ M. a SALAVERRIA.