Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VA sé yo que esto de mochales no es muy académico, pero ¿ustedes tienen un gran interés en que yo sea un escritor correcto... Porque yo ¡maldito el afán aue tengo por serlo... I- Bi Diccionario de la Lengua me pesa un poco, y á veces gozo prescindiendo de él y de su molesta compañera la Gramática. ¿Que la corrección nunca está demás... Conformes. ¿Que se deben emplear en el lenguaje palabras castizas... Pues por eso empleo yo la antedicha. Mochales es una de las palabras más castizas del argot chulesco. Decir mochales equivale á decir loco perdió, y para el presente mes de Febrero no hay calificativo más propio. ¿Les parecería á ustedes más gramatical y más fino el título de Febrero alienado A mí también, pero ¡vaya un titulito feo y con pretensiones! Nada, nada: Febrero tiene que ser mochales, y el que no esté conforme que me lo diga y le daré cuantas explicaciones quiera. Todo lo que se escriba á propósito de este corto y perturbado mes tiene que ser algo XB- locado. En Febrero son infinitas las locuras, 3 de ahí procede, sin duda alguna, la simpatía que en nosotros produce. Porque Febrero es un mes simpático. En Febrero las mujeres hablan menos (dos días menos) que en Agosto, pongo por caso. En Febrero se inicia la primavera; en Febrero entra el Carnaval, y en Febrero... busca la sombra elperro. De esto último hay mucho que hablar. No todos los perros sienten tanto calor en este mes, que se vean obligados á buscar la sombra. A u n q u e la temperatura apriete firme, n o es cosa d e huir t o d a v í a del sol. Yo tengo u n perrito de 2? 2 í, y actualmente lo que hace es buscar la sombra para la parte delantera de su cuerpo, pero en la otra aún le gusta que le acaricie Febo. Se conoce que en Febrero hace calor para ir con abrigo y frío para ir acuerpoy esquiladito. Quedamos, pues, en que el can que sea cuerdo, en este loco mes debe buscar una ccíz- lidad de sol y sombra. Al llegar aquí, tengo que advertir á mis lectoras que si no les gustan los chistecitos del texto, tengan u n poco de paciencia. En Febrero se habla siempre Í Btasy á locas y... ¡así sale la conversación! Ahora bien (como dicen ¡aún! ciertos oradores) de ¿ste desenfrenado hablar pueden surgir ciertas provechosas enseñanzas. Z í 2; oí los locos dicen las verdades, y á lo mejor sucede que entre este fárrago insubstancial de retruécanos se oculta ¡ay! una profunda filosofía. Otras veces sucede que no se oculta. Pero no divaguemos, y volvamos á las locuras propias del mes qme corre. Allá para el día 21 entrará en esta corte, triunfante omo siempre, el alegre Carnaval. Este año no entrará acompañado de bulliciosa comparsa. Entrará solo, caballero en un potro y sin más compañía que la de su tirso simbólico. Es decir, que entrará con tirso y sin escudero. (Y si esto no es ya la locura del chiste, que venga el empresario de la Comedia y lo diga. En cuanto Carnaval llegue, y aun antes de llegar, las gentes harán las tonterías propias de tan monótona fiesta.