Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... 1 A verdad es que no gana uno para sustos. Nos echó á perder el otoño el cólera, que desde Rusia se puso á hacernos morisquetas. lya placidez del año nuevo fué turbada por los terremotos de Italia, que repercutieron en todas partes y agudizaron la aprensión de todos los mortales. La alegría de Carnaval viene precedida de una de medidas sanitarias que mete miedo. No se habla más que de tifus, de viruela, de sarampión, tres enfermedades distintas, pero no epidémicas, según se dice, aunque una sola calamidad verdadera. -No hay que alarmarse- -nns dicen algunas almas piadosas; -esas son voces que hacen correr por ahí cuatro agentes de pompas fúnebres. Bueno; no seamos corr. gidores de Almagro. No creamos en las exageraciones de los periódicos. Pero ue no exagere ese periodiquito que se llama Boleiín Mensual de Estadislira Demográfica y que edita nuestro Ayuntamiento. bruces en el suelo, levantaban de vez en cuando la cabeza, y exclamaban: A á y volvían á postrarse. La orquesta ejecutaba un trozo musical, en el cual el coro no tenía más que cantar el consabido A á- cada diez ó doce compases. Al séptimo ú octavo AJá- nuestro héroe se levantó de la butaca, se colgó la capa á los hombros, se embozó y se marchó de la sala. En la puerta le dice un amigo: ¿Dónde va usted, maestro? -No está usted oyendo A á, Alá, Alá? ¿Adonde he de ir? A la cama, hombre, á la cama, por no oír e. sto! No á la cama, pero sí á otra localidad deseamos ir los que tanto oímos hablar de cosas locales. No han faltado en los días pasados- -fiestas aristocráticas, y no se reirá el diablo de la mentira si decimos que diplomáticas, porque, efectivamente, los salones de las embajadas y legaciones extranjeras se han abierto frecuentemente para banquetes, recepciones y fiestas en las que se ha rendido homenaje á la música, merced al concurso de notables cantante- í y hablemos de cosas alegres, que bastantes tristes han de quedarse en el tintero. ¿Han ido ustedes á y pianistas. No cabe duda; hay afición al arte. Piro pasar un rato estas tardes al Senado ó al Congreso? al arte de regalo. Díganlo si no esos notabilisiii ¡or lis á lo único que puede irse, y nunca falta un dipu- cuartetos Francés y Vela que en el Español y en Lara tado amigo y amable que nos facilite una papeleta recogen más gloria que provecho. Y lo que es miende tribuna. Ha habido discusiones animadas. Éso sí, tras no establezcan en cada palco una mesa de bridge, odas sobre lo mismo; sobre ese dichoso proyecto de hay para sospechar que la vocación artística se queAdministración local, con el cual llevan riñendo los de en casa como Cachupín. reverendos padres de la patria días, meses, años... El lunes hubo baile en la embajada de Austria ¡Qué pesadez... A los que por obligación frecuentaHungría. El miércoles, baile de hadas y diablos in mos aquella casa nos ocurre con el demonio de esa fantiles en la de Inglaterra. Duden ustedes del poder iey lo que á un famoso maestro español en una fun- británico, que hasta hace bailar juntos á hadas y diación celebrada en el Real con motivo de la termina- blos, además de hacer danzar con frecuencia á las ción d é l a guerra de África. Estrenábase un aprúpóCancillerías europeas. sito cuya primera escena representaba el desierto, y Cacerías aristocráticas ha habido en él ttna caravana de árabes en oración. Echados de En una de ellas se arrancó de frente también muchas. á un puesto una Que declare que es una ro a lo de que en Knero han fallecido 737 personas más que en Knero del año pasado.