Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Llegó el tren echando esputos de fuego, y allí paró al gritar el mozo: ¡So... cuéllamos, cinco minutos! Veo bajar: u n a dama; la saludo y dice: Hola, á ver cuándo me da colaboración en algún drama. Un teniente feo y calvo, que tiene aspecto de abuelo, dice que lleva un gran pelotón de quintos á Cerralbo. Un pastor con su cachaba, que bebe y llena el abdomen, y dos caballeros comendadores de Calatrava. A una mujer de pe y pe la espera, en el andén, su esposo, el cual hace mucho tiempo que no la ve. Grita el esposo á su e. sposa: ¡Aquí... es... es... to toy... yo! Se ve que es hombre de pronunciación dificultosa. Ella baja sonriente y presenta á su consorte un corte de chai y un cortesano que es algo pariente. Baja una señora seria y vieja, doña Pascuala; lleva dos chicas á Caiatayud, á pasar la feria; la mayor es una respetable, con traje azul; la menor se llama Fulgencia y tiene tipo inglés. Vieja y chicas tienen tostados los cutis, y van con unas caras de cansadas que ¡válgame Dios! De espaldas baja un sujeto que en peligros no repara; detrás baja otro de carabineros con un paleto. Un viejo que, al apearse, nota frío y que no hay sol, y se emboza en una colcha para no constiparse. Un tenor; viste de panamá; muy alto y muy enteco; si tendrá voz, que hace economías de lo que gana. Un soldado, con destino á la Reserva de Sos, baja comiéndose el roscón que compró en el camino. Uno que viaja de balde, un político, está claro, es un esplendente farolón que tiene el padre alcalde; si le mueven, da bellotas; es un sabio de camama, que aquí tiene mesa y camarilla que le quita motas. Un labrador con dos cestas; otro que baja consigo doscientas peras y un igorrote que las lleva á cuestas. Un cono de azúcar trae un comerciante de tono, da un tropezón, pierde el conocimiento, y al suelo cae. Un fabricante de sopa; dos civiles; un chalán y un señor que corta pantalones para la tropa. Un tío con un serón; un chico con una caja; dos que quieren comer pajaritos y van á un figón. Un calero va que suda porcjue lleva, el animal, los pies metidos en calcetines de lana cruda. Uno con gabán de paño y gorrita con su chapa; dice que viene de capataz de unas minas de estaño. Finalmente, unos señores atraviesan la estación con botellas; traen ronquera desde Miraflores. Él jefe, á té me convida, y el tren despacha así que un mozo nos trae el telegrama de la salida. MELITÓ. N GONZÁLEZ.