Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í í- r r MSÜPERSTICIOxNES Soy un hombre un poco raí o que duda hasfa de las ciencia pone á las arfes reparo y íiene pocas creencias... Mas compensado me creo con algunas sensaciones, porque, á Dios gracias, poseo la mar de supersticiones. Me inspiran fe los adagios, -y mi pecho se alborota con los sueños y presagios- de que hablan en Isa Mascofa Yo, que voy á fodas partes y que hago lo que se tercia, me quedo en casa los ma rtes y me reduzco a la inercia. Si hallo una araña, la dejo que me siga molestando; si alguno rompe un espejo, ya estoy de miedo temblando. Me convidan, y no empece que la comida sea mala; mas si nos juntamos trece, los cuento ¡y ahueco el ala! fjunca abrí bajo fechado x siquiera una sombrilla, ni en las mesas me he sentado, ni doy vueltas á una silla; y me causa cierta escama, que en canguelo se convierte, ver que la sal se derrama y ver que el agua se vierte. J- iasfa el pelo de la ropa se me eriza, á pesar de ella, cuando se rompe una copa, cuando una taza se estrella; y es para mi una desdicha, pues me anuncia una desgracia, que alguien me nombre á labioha, creyendo que hace una gracia. ¿Qué voy á hacerle... Confieso mi flaqueza á fuer de hidalgo; mas siempre, y gracias á eso, tengo que pensar en algo. Y á más, como a ello acomodo los instantes de mi vida, iqué diantre! después de fodo, me resulta divertida... Muchos, como yo, alejados de creencias y opiniones, son hombres despreocupados, llenos de supersticiones. GIL P A R R A D O 0! CUJO DH MEDINA YEIÍA