Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-fe- I? ARRABALES OE CANTÓN C I U D A D E S DE C H I N A C A N T Ó N A 95 millas de Hong Kong, y á orillas del pintoresco y caudaloso Chu Kia? ig, el rio Perla, está Cantón, en chino, Kwang Tung, la ciudad de los genios, una de las principales ciudades de China, una de las más activas y prósperas. El viaje se hace en cómodos y panzudos vapores de ruedas, que llevan á bordo unos cuantos turistas extranjeros y varios centenares de coolies y comerciantes chinos que en Hong Kong hallan un excelente mercado que aprovisionar. No os extrañéis si durante todo el trayecto, que dura unas ocho horas, notáis precauciones de defensa que no se toman ea ningún otro viaje por China; si veis armas de fuego y hachas de mano repartidas por los camarotes y salones; si observáis que las bodegas, en donde van centenares de chinos, quedan completamente aisladas del resto del barco, cerrándolas con fuertes rejas de hierro y montando la guardia. Aquellas aguas están infestadas de piratas, y de no tomarse precauciones, los bandidos del mar, puestos de acuerdo con cómplices de á bordo, asaltarían el barco, lo saquearían y lo dejarían luego abandonado. No sería la primera vez que esto había sucedido, obligando á la Gran Breta, na á ejercer en aquellas aguas jurisdiccionales de China una vigilancia qne China no sabe ó no quiere ejercer. Cantón es una ciudad populosa, con dos millones y medio de habitantes. Es una ciudad extensa con un recinto amurallado de i i kilómetros, y con- arrabales á orillas del río en una extensión de más de lo; con murallas abiertas por i6 puertas y dos canales, y con una infinidad de fábricas y talleres y comercios, que hacen de ella la ciudad más trabajadora, más industrial, mas rica de China. Es también la ciudad más fanática, la más intransigente, donde, 6 mantiene siempre vivo el odio al extranjero, odio que se manifie. sta en las varias revoluciones que allí ha habido, en proclamas que á veces aparecen en las puertas y murallas de la ciudad excitando á la matanza de los cristianos y en amenazas é insultos que con frecuencia dirigen á los extranjeros que la visitan. Si queréis ver el Cantón negro, el Cantón supersticioso y cruel, el que os angustiará el alma y oprimirá vuestro corazón, el que producirá náuseas en vuestro cwerpo y en vuestro espíritu, visitad sus templos F- ii i. -Sh PAGODA DE CHIN KIANG