Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s a ü í s íííeS, HVíS L i -Hf: m ív iís? 7 k I I tíi, iÍík 0 Bl M 1 S -MMVTSilnslti I ENTP. ADA DEL M U S E O DEL P R A D O D JOSÉ VILLEGAS, DIRECTOR DEL MUSEO EL M U S E O DEL PRADO p j n t r e las muchas obras que Madrid debe á la munificencia de Carlos III hay que contar el Museo de Pintura y Escultura. Reformado y embellecido el paseo de San Jerónimo, quiso engrandecerle dicho Monarca con un bello edificio, destinado á Museo de Historia Natural, y, al efecto, el buen gusto de su arquitecto Villa nueva proyectó en 1785 la hermosa fábrica, de bellísimo frontis, en cuyas esquinas res ltan dos vastos pabellones y en su centro las seis altas columnas que forman su pórtico. Catorce arcos, con nichos para estatuas, figuran otros tantos ingresos en la planta baja, y en la principal, una gentil columnata sostiene una abierta galería. Durante la guerra de la Independencia sufrió muchos destrozos este edificio, y hallábase en estado muy lamentable cuando Fernando VII dedicó importantes sumas á su restauración, y le dedicó á Museo Artístico. A él fueron trasladados los cuadros que los Reyes de España teníais repartidos en sus palacios de Madrid y de los sitios reales, que procedían de las preciosas colecciones de Carlos V, aumentadas por los Reyes Felipe I I y Felipe IV, grandes protectores de las Bellas Artes, y por las obras francesas de los siglos XVII y xviii que añadió Felipe V. Li d Eeina doña María Isabel de Braganza, esposa de Fernando VII, entusiasta de la pintura, destinó 6.000 pesetas mensuales de su bolsillo particular al Museo del Prado. Con la extinción de las Ordenes monásticas se aumentó el tesoro artístico de nues- A m íii FACHADA PRINCIPAL DEL MUSEO DE PINTURA