Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUADROS M A D R I L E Ñ O S LA NOCHEBUENA (ROMANCE EN PROSA) roY á comprarte un pandero, y un tambor, y una zambomba de los más mejores qu haiga, pa que se chinche la tílogia, qu anda por ahi mermurando que yo S 05 una persona sin cercustancias ni prendas pa darle gusto á una socia. -Y tie razón. -Tie narices, pus con lo qu á mí me sobra se darían por contentas más de cuatro pirantonas. Cuando yega un día d éstos, ¿te falta á ti alguna cosa? ¿No t hartas, por San Isidro, de comer rosquiyas tontas? Por San Antón, ¿no nos damos más pisto qu una pistola, y te pones con los boyos más hincha qu una pelota? ¿No te das en las kenneses más güeltas qu una peonza, y con tu chai de Manila no paéces una manóla? ¿No te bajo á los Viveros, y das el golpe en la Bomba, y te comes unos chochos, y te bebes unas copas? ¿No te subo hasta los Cuatro Caminos, si te s antoja, y en chuletas de cordero me gasto seis perras gordas? ¿N hemos ido al Cineflúo? ¿N hemos subió al Tobogán, y nos hemos bajao juntos los dos, como si tal cosa? ¿No te yevo al Poelestilo, li siase al Salón Viztoria, pa que veas una pieza de sal fina ú d e s a l gorda? ¿No nos vamos á la plaza de Vistalegre, ú á la otra, y á niás de ver los noviyos te bebes una gaseosa? ¿No te compro unas macetas, ú bien te doy unas tortas por la verbena del Carmen, y un melón por la Paloma... -Se dan casos. -Pus entonces, ¿qu anda graznando la Ulogia de que si yo soy un méndigo que no da gusto á sus socias, mejorando lo presente? -Lo iznoro. ¡Y bien que lo iznoras! Pero yo sé qu es la envidia la qu hace hablar á esa golfa, y es preciso qu esta noche vea la mu mentirosa lo que son las cercustancias y las prendaa que m adornan. Y á más de darte el pandero, y el tambor, y la zambomba, vamos á hacer una cena d esas que dejan memoria. Verás el menú, y añade lo que te pida Pandorga, qu aquí estoy yo pa servirte: Unos vermús p abrir boca. De seguía, unos percebes, aceitunas con anchoas, salchichón, pimientos, rábanos y pepiniyos, y bocas de la Isla, y una docena, ú docena y media, d ostras por barba, ya qu eres tú una tía, pero que con toa la ídem. Luego nos tomamos unas bbtéyas de Rioja; y unos güevos con tomate, y una ración de langosta, y un bisté con más patatas que defeztostie la Illogia; y otra ración de ríñones salteaos, ú seguios; y otra de poyo, ú siase de pavo, qu es hoy el ave de mocra; y un flan, y pasas y almendras, qu es lo que tegüelve loca; y Champán, qu á mí me gusta más qu el agua de Lozoya, ú de los viajes antiguos, ya que la prefieres gorda. Pa en cenando, una tacita de café, pero del moka (no creas que tupinamba ni recuelo) y una copa de chartró, benediztinos, coñaque ú anís Viztoria... Me paece qu el pogramita se las trai, Pantaleona; pero si es entoavía poco, pide tú por esa boca, qu á mí no me duelen prendas, ¡pa que s entere la Ulogia! -Pero ¿es que t ha caído el gordo? -No sé si el gordo ú la: gorda; pero me coges con unas cuatro pelas pa ti sola y un servidor, y es mi idea que nos las gastemos toas. ¿Y con eso vas á darme la cena qu has dicho? ¡Tonta! Pero... ¿y las cinco del ala que dan por mi cazaora, y las veintidós cincuenta que nos darán por tus orlas, y los diez duros que guardas en el cajón de la cómoda no son na? Pus son ochenta beatas, y entoavía nos sobran seis ríales pa que tomemos después un coche de gomas que nos yeve hasta casita... ¡pa que se chinche la Ulogia! -Pus mia, Tanasio, me paece que no es- por ahi. -Pantaleona, ¡mátame y no me lo digas! -Sabes que no soy roñosa, ni agarra, ni miserable; pero en tocante á las orlas, están en ca ií. joyero de la caye de Segovia (ya sabes) y los diez duros que tenía yo en mi cómoda me s han ido poco á poco contigo, según te costa... Conque, si quies que cenemos por esta noche unas sopas d ajo y el medio besugo que in ha regalao la Ulogia, conociendo lo que tú eres- -un desahogao y un posma, -te pues ir dando en los pechos con un canto, -Pantaleona, yo comeré lo que tengas, ya que vien así las cosas, y haré lo que tú me mandes, que pa eso eres mi señora... Mas respetive al pandero, y al tambor, y á la zambomba... esos sí que te los compro pa dar 2 a murga á la Ulogia! I or los íánterfeztos CARLOS M I R A N D A DIDIIJÜ DE B ESPÍ