Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
arjco REVISTA AÑO XVIU I LusTT ADA NUM. 921 MADRID, 26 DE DJCIEMBRE DE 1908 KIv TOnríJLIDO esde el seminario, se habían venido á la parroquia, á 10 conocer más emociones Cjue las del día de la fiesta del Patrón ó las Je la pastoral visita. Habiéndole nianifestado mi curiosidad al señorito de Liniioso, se echó á reir á la sombra de sus bigotes lacios. -Pues apenas se alegrará Ilerves cuando sepa cjue usted quiere oirle la historia... Como que los demás ya le tenemos prohibido que nos la encaje... Sólo sé la aguantamos una vez al año, ó antes si hay peligro de muerte... piSíTRE las caras aldeanas, á la salida de misa, sedes tacaba siempre para mí, con relieve especial, la de un presbítero, que era aldeana por las líneas y no por la expresión. I as caras no van más allá que las almas, y es el alma lo que se revela en los rasgos, en el pliegue de la boca, en la luz de los ojos. Aquel cura, arrinconado en la montaña, no sé qué presentaba en su fisonomía de resuelto y de advertido, de dolorido y de resignado, que me advirtieron, sin necesidad de preguntar á nadie, que tenía un pasado distinto del de sus congénere, s de misa y olla, los cuales,