Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HABANERA afirmarse que la República cubana existe, y que, como mayor de edad, con pleno goce de facultades, comienza á vivir. Esta vida puede desarrollarse próspera, aunque el rigor fiscal intervencionista y la agitación revolucionaria de hace dos años hayan determinado retraimiento en los capitales. Toda la isla sueña ahora con una era de paz que permita el tranquilo desenvolvimiento de su riqueza, y este justo anhelo refléjase en la vida de la capital, donde las reorganizaciones y nuevos planes de servicios públicos- -alguno de ellos á envidiable alt ira- -marcan una rápida evolución hacia el progreso. La Habana, en efecto, tiende á con x, vertirse prestamente en una de las ciudades mejores del mundo. El Go bierno constituido, aparte las orienta ciones de orden político que no son del caso examinar, anuncia solicita atención hacia todo lo que fomente la agricultura, las obras, el saneamiento y la instrucción. El político elegido para la Presidencia llega á este puesto con aquel compromiso. Trátase de un hombre dotado de gran energía y actividad. I a preferencia por el ejercicio de las armas no ha GENERAL JOSÉ MIGUEL GÓMEZ y impedido al general José Miguel Gó PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE CUBA iiiez desempeñar cargos civiles, en los cuales su iniciativa de reformador ha hecho mucho por el bienestar de los isleños. Siete años ha gobernado Santa Clara, donde su nombre se recuerda con gratitud. Cuando cesó, sus partidarios intentaron exaltarle á la Presidencia, frente á la candidatura de Estrada Palma. No lo consiguieron, y las represalias se agudizaron hasta la persecución. El general Gómez llegó á ser encarcelado. El triunfo de los liberales después de la S revolución de 1906 le otorga ahora la, primera magistratura. Tiene el presidente de Cuba una nota halagüeña para nosotros: su simpatía hacia España, que proclama en todas partes, y á propósito de la cual se refieren elocuentes episodios. La conducta del general José Mi guel Gómez se ha de mirar, dentro y fuera de la isla, con profundo interés. DOÑA PIL -R SOMOHANO comenzado Enero en la H AGran Antilla la evacuaciónnideunCuba: el sS deyanqui. no quedará podrá un soldado funcionario Entonces m I ¡m I POSESIÓN CAMPOAMOR, r- í DE DONA PILAR SOMOHANO En casi todas las luchas políticas- -la Historia multiplica el caso- -aparece una figura de mujer. También en el movimiento revolucionario cubano, felizmente ya terminado, surge esta figura del romanticismo femenino que tributa abnegación y entusiasmo por la causa. Doña Pilar Somohano, dama de posición opulenta, h a sido un gran adalid del partido triunfante. Ella acorrió á Gómez en la derrota y le salvó la vida; ella arriesgó hacienda y libertad por el éxito; su casa fué el centro del movimiento político. Española de nacimiento y de corazón, en su familia tiene el peninsKilar la cordialidad del afecto fraternal. Y espléndida en el agasajo, como su digno esposo el diputado Guillermo del Toro, celebra en su magnífica posesión Campoamor (una finca ideal) suntuosas fiestas, á las que concurre lo más selecto de la sociedad y en las cuales todo extranjero halla generosa acogida, A. ENRIQUEZ.