Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ARTE Y LA POLÍTICA O A J O el seudónimo de I uisa Dartigues quiso oculdiendo el derecho de amar, de vivir y de ser feliz tar el alto rango que ocupa. en la sociedad y en el son de una verdad apasionada y conmovedora. Antomundo oficial la señora del ministro del Comercio, nieta, de quien podríamos decir que pertenece á la M. Cruppi, al estrenar en el teatro su interesante dra- nueva escuela, es calculadora y audaz, triunfa de la nni Repudie. Inútil precaución que no sirvió ni pudo vieja escuela, á quien representa María, la cual se üespistar á los apasionados politiqueros que no reshabía consagrado á Daniel como á su único objetivo petan la literatura, el teatro ni la belleza ¡le una obra en la vida. No puede resistir el pesar que le causa el ni su concepción artística, cuando consideran que les que su esposo la repudie, y se quita la vida. puede servir de medio para manife. star sus sentimienLuisa Dartigues ha salpicado sus diálogos con litos contrarios al régimen actual. geras criticas de ciertos usos sociales de Francia y con una interesante disertación sobre el divorcio. Es Repudie se representa en el teatro Antome. Le Telia he y Vie leureuse, entre otras inipoitaníes revista indudable que f el público no viese detrás de cada ilustran sus págipalabra que pronas con las emo, -nuncian los actoclonantes escenas res la opinión ó deestedramasenlos j u i c i o s que limental. promulga la señora de un minisLa Noitvelle Re tro, la crítica sería z; z publica el tex más imparcial y to de la pieza, é importantes di; notrataríade busr i o s celebran ei car tesis ni antim é r i t o d e esta patíasentreel vieobra, que viene á jo Fatiboarg y el aumentar elredu nuevo r é g i m e n cido r e p e r t o r i o republicano. Basteatral femenino. 1 ta para contentat No o b s t a n t e la l el espíritu, celeopinión d e l pú 1 b r a r el esfuerzo blico se d vide al intelectual de la juzgar este draautora y la bellema, más que con za sentimental y un criterio artísnielan cólica de un tico, con el de la d r a m a esencialsimpatía ó anti mente psicológipatía que inspi, co, escrito con el ra el actual Go único fm de conbierno. moveréimpresioLo que no ad nar al auditorio, mite duda es que p r e s e n t a n d o al si la señora Cruptipo de la esposa pi fuese una desq u e s e l i g a al c o n o c i d a en el hombre según los mundo oficial, el preceptos sagrabuen éxito de su dos: para toda pieza habría sido la vida más franco; RepuHemos h e c h o die es un. drama una visita a l a seMAD. LUISA CRUPPJ en tres actos: en ñora Cruppi. En el primero, María, esposa de Daniel Roberty, escritor sus palabras, en la sencillez de su vestido, revela un á la moda, cuenta á su hermano, el doctor G- uillaume alma ajena á la grandeza del palacio en que vive, y Laíoux, la abnegación y los sacrificios de toda su vida este aspecto de modestia da á su persona un encanto para con Daniel en la época difícil de lucha que ha- seductor. Cuando adquiere mayor atractivo su belleza bían pasado; aquí los diálogos son largos y poco sumorena, es al hablar de arte; su boca sonríe, sus ojos gestivos; no obstante, la personalidad de María está se animan y su fisonomía toda adquiere la expresión perfectamente delineada, y la psicología de esta alma de la ilusión, del ideal que alegra y hace feliz la vida femenina, formada de ternura j abnegación, princide los artistas. Luisa Dartigues lo es por temperapia á interesar. mento; no sólo lo demuestra en la literatura, sino El segundo acto contiene escenas conmovedoras también en la música, pues es una ejecutante de gran tratadas con vigor. talento, y las veladas musicales con que obsequia á Antonieta de Blaye, señorita noble, quien ha persus amigos gozan de gran prestigio. dido su fortuna, anaa á Daniel Roberty y lo decide á Además de sus obras teatrales, ha escrito una preque abandone á la dulce María, su compañera de miciosa novela, un idilio de amor conyugal entre serias durante veinticinco años, para que se case músicos. Avant PTleure revela á la novelista senticon ella. mental, un gran espíritu de justicia, y aun mayor de Al lado de Antonieta existe su madre, quien con- piedad para con las miserias humanas. Arjeml I Heure serva la honradez de sentimientos y la nobleza, no es una novela que se lee con interés, está escrita con sólo de la sangre, sino también del corazón. La po- corrección y delicadeza. breza en que ha vivido Antonieta, después de haber Además de los múltiples artículos que la señora disfrutado el goce que procura la vida de la abun- Cruppi ha publicado en diversos diarios y revistas, dancia, la convierte en un ser egoísta, ávido de ri- actualmente, en el teatro Rejaue, se repite una de queza, capaz de arrostrar las peores consecuencias sus comedias. por lograr su felicidad. En esta parte la autora rompe Repudie ha sido solicitada á esta notable escritora con el convencionalismo teatral francés, pues el púpara ser representada en el extranjero, y no dudamos blico se ha acostumbrado á que en el teatro la seño- que llegue á formar parte del repertorio mundial, rita noble arruinada lleve al heroísmo el orgullo de porque entre otros méritos tiene el que hoy se hace su estirpe, incompatible con la falta de dinero. raro en el teatro moderno; esto es, el de interesarLas escenas entre la madre y la hija, aquélla lla- nos, sin que nada nos choque por lo grotesco ó lo obsceno. mando á ésta á cumplir su deber, y la joven defenEVANGELINA.