Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
á r. iía canhoneira, Río Lima, de 640 toneladas, y seis boceas de fago. Aunque pocas, Macao encierra algunas curiosidades históricas ó artísticas. Allí, en el jardín de San Francisco, os enseñarán la gruta de Camoens, donde es fama que el gran poeta lusitano escribió su hermoso poema As Lhisiadas Allí podéis verlas ruinas de la Iglesia de los jesuítas, dedicada á San Paulo, ostentando una fachada, severa, noble, con el venerable aspectc 3 el encanto singular que siempre tienen las viejas piedras. La iglesia fué quemada en 1835, y estos últimos año. ha ti atado, aunque en vano, d (í leedificarla. Con la no recdificaciór; yana el arte, pues mejor que una igle la Uiás, allí donde tantas hav, son unas ruinas que tan bien enca- an en aquel aspecto vetusto que tiene todo lo de Macao. Además de los hermosos paseos con que la Naturalezala dotó, tiene Macao un hermoso paseo artificial de creación reciente: la Avenida de Vasco da Gama, casi siempre desierto, y citie sólo visitan por la tarde algunos empleados de la Metrópoli y algunos turistas. Los ingleses llaman á Macao el Monte Cario del Extremo Oriente porque allí triunfa el juego pública y escandalosamente. Una de las principales fuentes de ingresos del es: iguo presupuesto colonial- -dedicado casi exclusivamente al pago de sueldos á empleados civiles, militares ó religiosos- -es la concesión de licencias para CALLE DEL MERCADO la explotación de casas de juego, garitos inmundos, obscuros, mal olientes, con olor de la plebe cnina mezclado al del tabaco, el ofio y el humo de lámparas de petróleo, en los que chinos, porlugueses y algún extranjero que los visita, más por curiosidad que por vicio, candidamente se dejan explotar al Jait ían, especie de monte, jugado con dados, con gran desventaja para los jugadores, porque se paga piieria forzosa en todas las tiradas. Macao explota también una Lotería da Santa Casa da Misericordia lotería de la c ue saca gran provecho, por hallarse difundida, aunque clandestinamente, por toda China, y que tomó gran impulso inmediatamente después de la pérdida de nuestras Filipinas y de la consiguiente supresión déla lotería de Manila. La vida de sociedad de Macao es tan pobre, tan liinitaoa como su vida económica; se reduce á alguna recepción que se da en el palacio del gobernador y á algunos bailes dados en su Casino. Apenas anochece, la gente se retira á sus casas, y la ciudad duerme tranquila, sin que turbe el silencio de sus calles solitarias más que de vez en cuando el paso de una rondalla de rabecas, mandolinas y guitarras, ó el canto de algunos a í? í porlugueses, que, por su música melodiosa y tierna, por su letra suave, acariciadora, impregnada de dulcísima poesía, os traen en seguida á la memoria los cantares de aquella preciosísima é inolvidable región española que se llama Galicia. H. G. DEL CASTILLO.