Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESCENAS PARISIENSES í L TIMBRE BE ALARMA ¿Conque no funcionan los timbres de alarma en los ferrocarriles españoles? ¿Y eso les choca á ustedes? Pues por regla general eso ocurre en todos los ferrocarriles del mundo. El timbre de alarma fué una invención extraordinaria. Creo que le inventó una miss inglesa, fea, naturalmente, y soltera. Esta miss dedicóse, rxna vez adoptado el timbre, á viajar en los vagones donde no había más que un señor solo, y cuando el tren estaba en marcha, la inglesita de pronto se abalanzaba al timbre y comenzaba á gritar como una loca. El tren se detenía, acudían los empleados, y la miss, muy indignada denunciaba á su acompañante por ataque al pudor, y aunque el pobre hombre- -que á lo mejor estaba roncando á pierna suelta- -protestaba de su inocencia, las autoridades se le llevaban preso y los Tribunales le condenaban luego á pagar á su víctima una indemnización de doscientas ó trescientas libras. Cundió el ejemplo, y en la actualidad no veréis en los ferrocarriles ingleses que entre ningún hombre en el vagón donde vaya una señora sola. Días pasados ocurrió un caso curioso. En el vagón que ocupaba un viajero entró una señora, y el tren se puso inmediatamente en marcha. Til caballero en cuestión, apenas se enteró de que se hallaba á solas con la dama, se levantó grave y flemático y tiró del timbre. Cuando los empleados acudieron precipitadamente para ver de lo que se trataba, el impertérrito inglés les dijo, cogiendo sus maletas: -Como no quiero que esta señora pretenda que he atentado contra su virtud dentro de un rato, y me haga condenar á trescientas libras de indemnización después, prefiero pagar la multa... y cambiar de compartimiento. Y así lo hizo. Ahora mismo acaba de comparecer ante los jueces parisinos un señor que detuvo el tren en que viajaba. ¿Por qué tocó usted el timbre de alarma? -le preguntaron. -Porque se me había volado el sombrero por la ventanilla- -contestó. ¿Y no sabe usted que no se puede hace. r uso del timbre más que en caso de agresión? -dijo severamente el juez. ¡Cómo! -exclamaba el pobre hombre, al verse condenar. ¿No se puede detener un tren cuando se trata de recobrar un panamá que vale cien francos? Pues ¿para qué sirve entonces el timbre de alarma? Pero lo verdaderamente extraño es que en este caso y en otros parecidos haya funcionado el timbre de alarma ferroviario, porque repito que, por lo general, el timbre no suena. Sobre todo en los momentos de peligro, cuando unos bandidos asaltan á los viajeros, cuando se va á cometer un crimen. ¡Oh, entonces... Entonces el timbre no funciona de ningún modo. El timbre de alarma está visto que sólo suena cuando algún gracioso quiere hacer un chiste y no vacila en pagar los cincuenta francos de la multa por darse el gustazo. Uno de éstos viajaba con u a niño de siete años, hijo suyo. Ocurriósele de repente la- gracia y tiró del timbre. Inme. -diatamente se detuvo el tren y apareció un empleado en el vagón. -Señor empleado- -le dijo, ¿tiene usted la bondad de decirme si en este momento son las doce menos cuarto del J- día 14 de Septiembre? -Sí, señor, exactamente, pero la verdad... t- -Pues bien- -continuó el viajero; -mi hijo ha nacido jus tamente á esa hora hace siete años... Esto quiere decir que en este instante los acaba de cumplir, y como á partir de los siete años los niños pagan billete entero, he llamado para hacer efectivo el importe del suplemento. Naturalmente, pagó el suplemento... y la multa, porque los Tribunales le condenaron por exceso de honradez... A mi me parece que esto de colocar timbres de alarma en los trenes no es práctico en España. Es lo que tiene el copiar á tontas y á locas las cosas extranjeras, por el mero hecho de ser extranjeras. En España tenemos un timbre de alarma mucho más seguro... jEa Guardia civil! Pongan ustedes una pareja en cada tren y túmbense á dormir á la bartola... JOSÉ JUAN CADENAS. DIBUIOS DE GASCÓN