Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
des... Beso á usted la tnano... Muy buenas- riclies. (Sale disparado D O N É, v. Kscao. (Detrás de él) Va sudando á cho ros... Pero oiga usted, Aurelio... Escúcheme usted... D O S A BLANCA. ¡Qué taravilla de hombre! CAROMNA. ¡Pobre Aurelio... Pues mira, estas ton- FríTí AWDO. ¡Carolina! Un momento, sólo tin momenv, CAROLINA. ¡Cómo! ¿También tú tienes prisa? ¡Otro que tiene prisa! Milagro sería que no tuvieras esta noche nada que hacer. Todas las noches tienes algo. FERNANDO. -Hija... ¿pero qué dices... No te entiendo, ¿Quieres explicarme, ¿Cómo sabes que teugo que hacer esta noche, ahora mismo? ¿Quién te ha ¿icho, ¡Habla! ¿Qué ocurre? CAROLINA- -Nada, hijo, nada, no ocuri e nada. Tranqi ilízate. FERNANDO, -T e juro que no entiendo, CAROLINA, -Le creo. En fin, ¿qué ibas á decirme? FERNANDO. ¿Antes quieres tú explicarme... Esos nervios... CAROLINA, -Pues eso, nervios. Ya pasarán. Di tú lo que ibas á decir, FERNANDO, -Mira, Carolina, tiemblo cada noche que tengo que hacer, que no puedo estar contigo. Hn seguida me pones esa cara. Créeme, tiemblo, CAROLINA. -Pues t e pasas la vida temblando. Porque rara es la noche que no tienes algún negocio... como tú lo llamas. Fi RNANDO. -No te burles, No son negocios míos; son de mi padre. Esta noche, ahora mismo, tengo una cita para tratar. Mira, te enseñaré la carta, no vayas á creer... (Deja el sombrero de copa sobre una silla v saca la cartera. CAROLINA, -No te molestes, me sé de memoria las cartas de cita. FERN- NDO. -iPero, Carolina, No seas así, chiquilla, He venido á prevenirte, tú que me quieres tan puntual, Me voy escapado á ver si acabo en seguida y puedo volver á estar contigo. ¿Y tu madre? CAROLINA. -En su gabinete, FERNANDO, -Voy á saludarla, (Asomándose al gabinete. Querida doña Blanca, (Entran los dos) DON GERARDO, (Por la puerta de enfrente, con un ¡liante que examina. Pues señor... Me encuentro un guante en el suelo. y e, ste guante me parece, me parece que no es de mi hija, ni de mi mujer, pero de mujer es, esto es lo indudable, Y de mujer fina. Color de moda, perfumado... mano chiquita... ¿De quién será este guante, Me da en la nariz que este guante se le ha caído del bolsillo á este trapisondista de Fernando, Este guante me huele á bailarina, ¡Plombre! (Viendo el sombrero de Femando) ¡Su sombrero! ¡Preciosa idea! Yo le echo á éste el guante... Le cojo en el cepo de sus trapisondas misteriosas, Nada, echémosle el guante, (Lo echa en el sombrero. Si es suyo, se lo restituyo, Si no lo es, los celos de mi chica encontrarán una bonita ocasión para acabar con este botarate, y, ¿Qué. nos abandona usted? (A Fernando, que sale con Carolina y doña Blanca) FERN. VNDO, -Sí, señor; por un momento, sólo por un momento; vuelvo en seguida, ¿D jé aquí el sombrero? ¡Ah, sí, (Se acerca á la silla donde está el sombrero, io coge, y, al de ar caer el brazo á to targo del cuerpO; cae el guante. DOÑA BLANCA. -Se le cae á usted un guante. d terías que hace demuestran a u e quiere de veras á Esperanza. DOÑA BLANCA. -Y ella le quiere también. Pero, hija mía, son dos quisquillosos y no están nunca de acuerdo. Algo de lo que os pasa á Fernando y á ti. DONCELLA. -El señoritc Fernando. DOÑA BL. AXCA. ¡Digo! En nombrando al ruin de... FERNANDO, (Recogiéndolo déla alfombra) Sí, Pero, e, ste guatite no es uiío, es de mujer, ¿Cómo estaba este guante en mi sombrero? (A Carolina, riendo. ¿Eo has puesto tú? Será tuyo. DOÑA BLANCA. -A ver, á ver. (Examinan el guante. No, este guante no es tuyo, Voy á ver los tuyos... Se vay vuelve con olro guante) CAROLINA, -No, no es mío. Los míos son de otro color, FERNANDO, ¡Cómo! ¿Pero entonces quién ha metido el guante en mi sombrero? CAROLINA. (Z Zí? 2 z te, J ¿Estás tú seguro de nohaberlo traído? FERNANDO, ¿Yo? ¿Y por qué iba yo á llevar un ¡Hija, dispensa! Y me voy al gabinete, porque no quiero presenciar las peloteras de todos los días. (Enira en el gabinete contiguo. guante en la cabeza? DON GERARDU, -Tiene usted razón; lo natural es llevarlo en el bolsillo. (Intencionado. Pero del bolsillo también puede caerse. QKSiOitmi (Recogiendo la reticencia- j Es verdad.