Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Duiaute las recientes cacerías de Lachar y Trasmuias, suspendió S. M. el Rey el deporte cinegético para hacer una visita á la antigua corte de los Alhauíares, y acompañado del duque de San Pedro de Galatino y del marqués de Viana, se trasladó á Granada en automóvil. Las calles de la ciudad del Dauro y del Genil, por las que pasó el Rey, ostentaban colgaduras en sus balcones. Fué primeramente S. M. al templo en que se venera la Virgen de las Angustias, adorada patrona de los granadinos, donde se cantó una salve, y desde alli se dirigió á la Alhambra. En la plaza de los Aljibes vio el interesante arco árabe llamado la Fucsia delvino. y luego visitó el palacio de Carlos V, cuyo hermoso patio con su galería circular que quedó sin cubrir, parece increíble que se sostenga en tantos siglos de abandono. Después penetró el Rey en el palacio de los iiazaritas, recorriendo detenidamente el precioso patio de la Alberca, el suntuoso salón de Embajadores en ia torre de Gomares, la sala de las Dos Hermanas, la sala de Abencerrajes, en cuj as losas quedó escrita con sangre la trágica leyenda, y el mag- -i V i S l T A D O EL P; T 10 DEL I ACIO DE CARLOS V E GK 5 NADA í- i i I S. LIDA DE LA SALA DE LAS DOS HERMANAS EN EL PALACJO ÁRABE EL REY EN LA PLAZA DE LOS ALJIBES, DGIANTE DE LA PUERTA DEL VINO nífico patio délos Leones con sus caladas arquei ias de primorosa labor, sus templetes ó quioscos orientales y la famosa fuente central que le da nombre. Encantado quedó el Rey de aquella visita, y vivamente interesado en la conservacicti de aquella jo 3 a tínica en su género, y muestra del arte á que llegaron los árabes andaluces. Durante el almuerzo, la conversación recayó en la urgencia de las obras de conservación del maravilloso palacio amenazado de ruina, la cual constituiría una pérdida irreparable para la riqueza artística de España. La visita regia será posil i vameníe beneficiosa para tan justo, noble y patriótico propósito. MANZANARES