Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CIUDADES DE CHINA l í O M O- K: O M c T s todo aquel Extremo Oriente, tan original, tan atractivo, tan distinto de la vieja Europa, la ciudad más linda, la más caprichosa, la que con más coquetería sabe lucir sus encantos y ocultar sus defectos, es HongKong, la de las aguas perfumadas La insaciable ambición colonial de la Gran Bretaña supo arrancarla de China en 1841, cuando era una aldea de pescadores y un asilo de forajidos piratas; su constancia y laborío, dad, verdaderamente admirablt han sabido transformar aquellas colinas estériles y despobladas, en una r: quísima colonia, el primer puerto comei cíal por el movimiento de sus buque: donde se admite libremente, sin cortapisas de Aduanas ni impuesto alguno, á los VISTA PARCIAL DE HONG- KONG mercaderes de todo el mundo que allí llevan sus productos para luego repartirlos por toda China y los países vecinos: Filipinas, el Japón, Java, Borneo, Malaca, etc. Por mucho c ue os encarezcan sus encantos, por mucho que vuestra imaginación quiera fingir, en Hong Kong la reali lad supera á lo fingido, y al entrar en aquella hermosa bahía, después áe haber atravesado rocas é islotes, después de haberse deslizado el barco por canalizos peligrosos, quedáis sorprendidos al contemplar aquel puerto animadísimo y aquella ciudad valientemente edificada en las vertientes de una montaña ás- VISTA GENERAL DE HONG- KONG pera, é indolentemente recostada sobre el mar, al que le ha ido robando paulatinamente, con sagacidad de hembra caprichosa, una gran parte del terreno en que se asienta. Linda, muy linda es Hong- Kong por sus calles empinadas, que trepan cuesta arriba formando á veces avenidas de jardín con hermosos árboles de hoja perenne, donde anidan las tórtolas que al amanecer os despertarán con sus melancólicos, arrullos. Linda por sus montañas caprichosas, siempre verdes; linda por su cielo purísimo y su brillante sol oriental; linda por su bahía amplia y cómoda; linda por sus construcciones evLYope 3. s, -pot sus 6? 4 nga ¡oms y sns coUages y sus casas con z erandah cuajadas de plantas y precedidas de terrazas que hacen el efecto de jardines suspendidos; linda, en fin, por su Fea i, al que se sube en. cómodo funicular, y que la perseverante laboriosidad del pueblo inglés ha sabido transformar en amplia meseta con una nueva ciudad de lindos chalets, de hoteles, de hospitales, cuarteles, clubs y oficinas. Desde allí, en día despejado, podéis deleitar vuestra vista con un espectáculo hermqs ísiiKo por el espléndido panorama que se divisa. A un lado, el marlibre, sembrado de rocas é islotes pelados; á otro, el contire. íte chi 1) desamparado, pobre, con sus escuetas montañas sin vegetación ni ciudades; enfrente, la nueva ciudad de Kowloon, que crece de año en año con prodigiosa actividad. A vuestros pies, Victoria lown, la ciudad rumorosa y activa, con sus casitas pintorescas rodeadas JUNCOS CHINOS dejardinesydepraderitasdemusgodes-