Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POR C A S T I L L A UNA AMABLE MESONERA En su silla de tijera sentada la mesonera- -una mujer gorda y cana, con diligente manera liila su copo de lana. No descansan sus rugosas gruesas manos laboriosas, y son, al tiempo cjue hila, sus miradas bondadosas y su sonrisa tranquila. Porque van á su posada, Cjut- está muy bien reputada, los tratantes y arrieros de bolsa mejor colmada y dejan buenos dineros. Porque sabe que en su ar. -ór. guarda unos miles de reales, y piensa, sin ambición, aumentar estos caudales con las bregas del mesón. Porque ve que el ideal va logrando de- -sus sueños, y sabe que en el ferial la valdrán un capital sus cebones extremeños. Y sabe que sus pollinas son mansas, trabajadoras, y son fuertes y son finas, y sabe que sus gallinas son muy buenas ponedoras. Porque acaba de mercar un caballo sin cerrar, y elb; sabe que no hay otro caballo en todo el lugar tan rico como su potro. Y sabe que cuando nuiera tendrá el mesón mesonera bien iiacendosa y cumplida, porque una moza florida será muy pronto su nuera. es en í iCiu e, ste poblado la más feliz mesonera. Y hay por esto en su semblante paz, y sosiego, y bondad, y este gesto confortante de honrada felicidad que cautiva en el instante. Y está siempre complacida y á su bregar decidida, líogaño se casará y el trabajo no la cansa, con el hijo molinero, y vive una dulce vida c ue qiriere casarse ya, cristiana, apacible y mansa... y ella buen ama será Y la brisa mañanera y éi hará un buen mesonero. siempre sorprende bregando Ella, que adora en Manuel, á esta amable mesonera, tendrá una vida serena C ue está siempre trabajando y venturosa con él, en una labor casera. y él también, porciue ella es buena, For la mañana barriendo, y honesta, y cristiana, y fiel. al mediodía guisando, Y aumentarán los caudales y por la tarde cosiendo, guardados en el arcón, y algunas veces cantando, bajo unos viejos pañales, y á menudo sonriendo... con otros miles de reales Y cuando deja al final ahorrados en el mesón... tan limpio como un cristal Y vivirán muy ufanos, su mesón, la mesonera, 3 habrán todos de quererlos, en su silla de tijera y tendrán hijos lozanos se sienta en su amplio corral... que dará gloria de verlos Y al morir la tarde grana, según nacerán de sanos... dorada, lenta 3- tranquila, la ventera gorda y cana, Esto sabe la ventera, atenta al c po de lana, y por eso, placentera, hila, hila, hila, hila... libre de cualquier cuidad ALBERTO V A L E R C MARTIN. DIBUJO DT. TI. I O T V A N