Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M 3 Y A está aquí (de todos ios años... El catarrit 3 de todos los años quiero decir. Anualmente en cuanto asoman los primeros fríos, tengo el gusto de íífar una de estas afecciones que antes se llamaban catarrosas, que hoy se llaman gripales, y que ni antes ni ahora han tenido cura posible. Un catarro no tiene remedio alguno. Eo que sucede es que se cansa de nosotros y un día nos abandona. Pero buscar el modo de matarle en sus principios es inútil. Tiene que darse el placer de recorrer nuestra mucosa de arriba á abajo. Por eso existen los catarros llamados de nariz y los llamados de peciio, de cabeza y en redondo; ni más ni menos que si fuesen pases de mídela. Este mal, por otra parte, es de una ridiculez abrumadora. Se comprende padecer del cerebro, ó sufrir del corazón, ó disfrutar de una elegante apendicilis. Enfermedades así dan cierta importancia al individuo. Eo que no se exp es que un grande hombre esté constipado. Eas difíciles operaciones quirúrgicas, los hermosos casos patológicos son dignos de las gentes elevadas. Eos catarros son cosa de mocosos. Nada hay tan ridículo como la lucha entablada entre un hombre y su catarro. Esta lucha, en la que como es natural vence el mal, dura varios días. Y estos días marcan, por decirlo así, el proceso de la enfermedad. Uno por uno los iremos estudiando. DÍA P K I M E R O INVASIÓN Vaya... ¡Ya le he cogido... Y, ie. Q. ÚM á. -ax a. X. e: ya te tiene encima. DÍA S E G U N D O INVESTIGACIÓN DE LAS CAUSAS Una de las primeras preocupaciones del que se constipa es averiguar el cómo y el dónde ha atrapado la ganguita. En esta investigación toma parte la familia entera, 3 cada uno de sus miembros arrima el ascua á su sarainu. -Yo creo que me constipé la otra noche al salir de la Comedia- -dice tímidamente el enfermo. ¡Qué tontería, papá! -exclama una de las niñas, que ve en peligro sus jueves rosa. -Precisamente aquella noche 110 hacía frío, y tú saliste con el pañuelo puesto sobre los labios... -Donde se constipa tu padre es en el Casino- -añade la mamá, enemiga furiosa de la partida de tresillo que entretiene al señor hasta las dos de la mañana. -Pues yo opino que lo que papá necesita es un aljrigo de pieles- -objeta á su vez la más elegante d las niñas... El paciente, sin él mismo darse cuenta, estornuda un par de veces por la mañana. A la caída de la tarde vuelve á estornudar, 3 ya entonces exclama: ¡Caramba! ¿Si me hahre constipado... Dos nuevos estornudos le hacen decir con aire resignado: Resultado de esta investigación es que el catarro continúa y que el paciente se queda sin saber el verdadero origen del ma! DÍAS TERCERO Y C U A R T O RESISTENCIA Durante dos días el enfermo hace como que no se eu tera de su enfermedad y procura hacer vida ordinaria. Pero la frecuencia de estornudos, el lagrimeo constante y el continuo sacar el pañuelo, denuncian bien á las claras su estado. Entonces comienza uno de los períodos más irresistibles del catarro. Todo el mundo se cree con derecho á imponer al paciente un plan curativo seguro ó un específico eficaz para la desaparición de la dolencia. -Tome usted vaiios de brea, don Fulano. ¿Haensayado usted las pastillas de mentol y jugo de lechuga... -A iní me sentaron muy oien los baños de vapor... ¿Por qué no se lía usted la manta á la cabeza, -Yo creo que debes avisar al médico... El enfermo resiste valerosamente todas estas recomendaciones, sobre todo la última, pero el catarro avanza, los pañuelos se concluyen y la paciencia está á punto de conc uir.