Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 w r V. r- L S r -S 3 5i T; í m m I LOS AMIGOS D E F U L A N O M o solamente los hombres políticos son los que cuentan con partidarios decididos, sino que ya los cómicos y toreros poseen admiradores fervientes, qiie forman verdaderas legiones y que están siempre dispuestos á lanzar el grito de: ¡Todo por el héroe! l, ós amigos de Fulano, los admiradores de Meng a n o y el grupo de Perencejo, son los incondiciona- la mano izquierda, dan ganas de preguntarle si es el les que están dispuestos, por su ídolo, á dar hasta la propio duque de Tamames; un hombre que... camiseta interior y á quedar mal hasta con su propio y ante aquél aluvión de alabanzas y elogios, no padre si duda de los méritos del amigo. hay más remedio que batirse en retirada, pensando Estos admiradores son verdaderamente terribles ¡lacia dentro: ¡Caray! á mí me había parecido un en cuanto hay alguien que emite un juicio poco favo- adoquín; pero, por lo visto, es la propia Teodora Larable para el diestro ó artista en cuestión. madrid, que ha cambiado de sexo. -Hombre, anoche estuve en el coliseo de la PinEstos adoradores incondicionalesson los quercdean g- arrona, y me pareció que el primer actor era un al ídolo en los momentos supremos, y, á fuerza de mulo útilísimo para la Artillería de Montaña. decirle majaderías, le hacen creer que, es más grande- ¿Quién? ¿Suárez? ¡Pero si es un. actor de una que el andén de la estación del Mediodía. fuerza extraordinaria! -De manera, Casiano, que esta noche estás dis- -Por eso digo que me parece un mulo. puesto á que el público se vuelva loco de alegría- ¡Fuerza dramática! ¿Usted le ha visto en Las doce viéndote trabajar. y media? -Pse, haré lo que pueda, y como tengo simpatías... -No, á esa ñora estaba j- o acostado; pero le vi á- ¡Si eres el amo! Si apenas abres la boca, ya tienes las diez y cuarto, y crea usted que tiene de Vico él lo á los espectadores retorciéndose de risa. Mira, te diré que yo de consejero de Estado. en secreto que sé que la empresa ha contratado á dos- ¡Como que es un berzotas! Y sepa usted que el médicos para que auxilien á los espectadores que se que delante de mí diga tanto así de Suárez, tiene un pongan malos con tu gracia. aisgusto. Hablar mal de un actor que recita, sin- ¡No será para tanto! -dice modestamente el azior. tomar aliento, catorce quintillas y todavía le sobran- ¿Que no? Pues hay más. Me ¡roíto que lyópez, el dos versos que regala al traspunte! Un hombre que, avisador, ha ido en busca de una que ha sido matrona cuando tira de gracioso y se pone á dar saltos de car- en el fielato de las Ventas, para traerla al teatro y nero en escena, hay que retirarse de las primeras que permanezca en el vestíbulo, dispuesta á aflojar filas por miedo a que tope; un hombre que, vestido los corseses de las señoras entusiastas. j de chaquet y jugueteando con su guante amarillo en Con todos estos antecedentes, Casiano sale á escena