Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ble é imprescindible. ¿Qué dirían nuestros amigos políticos si les desatendiésemos en cosa tan justa? Y puesto que le han pedido á usted que intervenga en el asunto, adopte en seguida las medidas necesarias -Eso es, amigo D. Gustavo, para que Oviedo entero se desmoralice al contagio de ese pecaminoso personaje, -Entonces le mandaremos á Canarias- -dijo don 1 1 ¡fe i 111 I- áU 0, m P íii f 4. r para que ese secretario sienta la sanción á que se lia hgcho acreedor. -Ahora misnio mandaré: que sea trasladado desde Eontanales á Oviedo; es decir, al otro extremo de España. Gustavo, y observando un gesto de contrariedad en la rutilante faz de su interlocutor, cayó por fin en la cuenta de lo que deseaba. -Y pensándolo bien- -añadio- -creo preferible que pongamos al mal un remedio más adecuado. Un funcionario perturbador es peli-