Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA ANO XVIH I LusTi ADA NUM. 913 MADRID, 3i DE OCTUBRE DE 1908 aú EL TORíVlENTO DE AMAR SALA DE ESPERA DE UNA EONDA ÜN CABAiíivEEO. (Dirigie ndose á una señorita que está sentada en un sofá. Con permiso de usted, señorita. UNA SEÑORITA. -Es usted muy dueño. CABAIÍLERO. -Me vengo aquí porque dentro es imposible dar un paso; tanta gente... porque cuidado que ha venido gente á esta boda... El fondista estará encantado; setenta y tantos cubiertos, calcule usted... Vale la pena de ser fondista... Pero si molesto á usted, me retiro. (Habla nervioso, desasosegado y pasea la hibiiación desigualmente. SEÑORITA. -No, no me molesta usted... Me molestaban á mí también el ruido, el baile... He preferido venirme aquí á descansar un poco. CABALLERO. -Ha hecho ustad m u y bien. Esta santa es á propósito para estar- tranquilo. Desde aquí no se oye nada... Ya ve usted, si no existiera esta salita me hubiese marchado de aquí, desesperado de tanto jaleo, porque no tengo por qué soportar esta boda que ni me va ni me viene... Como que no sé por qué he venido. Se puede decir que no conozco al novio más que de visca. Me invitó á venir, y, aunque yo rio. quería, sin saber cómo, me he plantado aquí, y aquí estoy; ¡Ea verdad es que hace uno cada tontería!