Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESARLVUELTA CHISTES Y CARICATURAS A RITMÉTICA INFANTIL A la puerta de la escuela se encuentra ManoUto á su am -i go Miguelín deshecho en lágrimas. ¿Qué te ocurre? ¿Por qué lloras? -Porque me ha echado el maestro. ¿Por qué? -Porque no he sabido resolver un problema. ¿Cuál era? -Dice que si me vende cuatro naranjas á perra chica, cuántas perras tengo que darle. ¿Y no lo has sabido? Anda, hombre, anda; entra y dile que cuatro. ¡Quita de ahí! ¡Si le he dieho que le daba cinco y no se ha contentado! DE PORTERÍA- ¿Han vuelto ya los del prin cipal? ¡Calle usted por Dios! IJn verano se van á Biarritz para no pagar lo que deben en Madrid, 3 en otoño se vuelven á Madrid para no pagar lo que deben en Biarritz. j j l G l E N E- ¿Y usted, no se baña? -Jamás. Mi médico asegura que tengo una oilud de hierro, y la humedad... me oxidaría. TOnO TIENE REMEDIO- ¿Qué bicho es éste? -Un perro de moda; pero era muy largo y le he echado un nudo en medio. ANÉCDOTAS I y N REPROCHE Y UN Después de la batalla de RamiCUMPLIDO llies, el mariscal ViDeroy fué re -cibido por Luis XIV. Por imprudencia, y quizá por incapacidad, Villeroy había sido derrotado, é hizo perder á Francia 20.000 hombres y todo Flandes. El Rey se contentó con decir al mariscal: -Señor mariscal, á nuestra edad no se es dichoso. p L CENTINELA Un destacamento del cuerpo de Ejér cito de Davoust ocupaba la isla de Rugen. Llegó la orden de evacuarl- a al instante, y el embarco se efectuó con tanta precipitación, que se olvidaron de un centinela. Este, después de estarse paseando dos ó tres horas delante de su garita, supo al fin con desesperación lo ocurrido. ¡Dios mío! Me creerán desertor, perdido, deshonrado! Un honrado artesano se compadeció de su situación, le consoló, le dio albergue, y el centinela acabó por casarse con una hija delartesano. Cinco años después se presentaron en un barco los soldados de la grande armé, ¡Estoy perdido! -gritó el antiguo militar; pero una idea súbita se le ocurrió, y vistiéndose de uniforme, cogió sus armas y se puso de centinela en el sitio donde los franceses iban á desembarcar. ¿Quién vive? -gritó. ¿Y tú quién eres? -Un centinela. ¿Cuánto tiempo llevas de facción? -Cinco, años. A Davoust le hizo gracia la cosa, y dio la licencia al desertor involuntario. ARMONÍA CONYUGAL- -üa, ya he dejado á nuestros hijos en el colegio por una buena temporada. -IvQ. que siento es que no te hayas quedado con ello