Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA ac VERDADES Y MENTIRAS I (NA DIVERSIÓN En París, la ciudad de las ratas, existe una industria que se utiliza de esta plaga. Tiene el derecho de, coger las ratas, embalarlas y exportarlas á Inglaterra. En Francia también encuentran mercado, pues se las emplea para enseñar á -ini n No h a estado: enfermo ni un solo día. I ibre de toda preocupación, no teniendo que pagar impuesto alguno, alimentado por los habitantes del pueblo vecino, este verdadero anacoreta de nuestro tiempo se declara el hombre más feliz del mundo. No posee más que lo estrictamente necesario, y en cuanto llega la noche, nuestro solitario abre su paraguas, se quita el calsado, m é t e l a s piernas eñ un saco, se tiende y seduerme como un santo. Este; tipo comienza á hacerse célebre, y su felicidad despierta envidias en el mismo Londres. Quizá dentro de poco los guías le incluirán en su lista de curiosidades, y entonces... ¡adiós felicidad! p L ORIGEN DEL SALARIO Eu c i e r t a s regiones de Aírica sirve la sal de moneda. Esto acontecía tambiéuen la antigua Roma, donde los trabajos de los obreros eran retribuidos con una cantidad de sal, á lo que se atribuye el origen d é l a palabra salario. p L GUSTO Y EL OÍDO Los sabios doctores Nichols y Balley han demostrado en experiencias científicas, que la mujer tiene el sentido del giisto menos desarrollado que el hombre, y que le aventaja en cambio en la finura del oído. NA APUESTA EXTRAORDINARIA DocumeHtada con una fotografía instantánea tomada del natural, llega á nosotros de los Estados Unidos una noticia que tenemos qué calificar de estupenda, aun tratándose de aquel país donde toda excentricidad tiene su asiento. Un millonario, no siempre han de ser los pobres diablos los que hagan las tonterías, ha hecho una importante apuesta. El opulento se- u Fct Delius los perros ratoneros á cazarlas. De esto ha hecho la gente parisiense un sport, y diariamente se ofrece el espectáculo de la cacería de ratas por los perros educandos en el jardín del Moulin Rouge. Ya se encierra la rata en una caja de cigarros que el perro tiene que abrir, ya se la oculta debajo de una maceta entre otras que están vacías, para que el can acierte en el más breve tiempo posible dónde se encuentra, y por este estilo se procura dar atractivos á este espectáculo, que se titula pomposamente el Ratíedroine- Iva diversión no nos parece de las más cultas. 1 A CAZA MAYOR EN ÁFRICA E l Gobierno del África alemana acaba de reglamentar la caza mayor. H a y dos clases de permisos: el pequeño de 25 rupias, para un solo distrito, y 50 para todo el protectorado, da derecho á cazar los antílopes, exceptuando la gacela y prohibiendo la de los monos, búfalos y marabuts. Para cazar el elefante, la jirafa, el rinoceronte y la zebra, es necesario un gran permiso, cuyo precio es 7 0 rupias. El número de jirafas que pueden cazarse se limita á dos, cuatro el de los rinocerontes, y seis el de las zebras, á menos que se posea una autorización especial del Gobierno: También se facilitan permisos para un solo día al precio de cinco rupias para los colonos, pues las personas extrañas á la colonia tienen qu- abonar 260 rupias. A NACORETA CONTEMPORÁNEO Desde hace una vein tena de años, un antiguo soldado inglés vive en un bosque de las inmediaciones de I,o ndres sin otro albergue que un gran paraguas. Kot. Ai- jíils or se proponía recorrer una de las calles de Filadelfia sosteniendo sobre sus hombros un borriquillo joven. Hubo quien aceptó la apuesta, suponiendo que al llegar el caso de pasear el burro le daría cortedad al millon. -irio de hacer el oso en público; pero no fué así; impávido,