Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L- íí- -vr I i W l EL J A R D Í N D E N O C H E ft la. luz de la luna recorrí los jardines solitarios. A la luz de la luna parecían viejos, abandonados desdesiglos remoíos; un paisaje iodo matices de un color e? hausfo. Paisaje que tenía por voces los murmullos apagados de aguas corrientes, movedizas hojas, zumbar de insectos y cantar de pájaros. Un dolor escondían los jardines, que me fué revelado por la líquida lengua del surtidor, que, con gemido entraño, murmuraba la flébil elegía, la doliente canción del desamparo: í liños, alegres niños, de rosadas mejilicc; y trajes blancos; -dormidos en la cuna, ¿soñéis con los jardines abandonados? íSoñáis con los jardines, délos que sois las breves únicas fiestas, porque les dais canciones y juegos bulliciosos y risas frescas? Por la noche tenemos rumores quejumbrosos, lamentos vagos. Añoranza sentimos de vuestras claras risas, de vuestros cantos. 3- íaoáis falta, pequeños, en nuestras avenidas, de que sois alma. Si os alejáis, terrible la mano de! a muerte nos amenaza. volveréis? En la noche sin vosotros nos vemos abandonados. ¡Volved, hermosos niños de rosadas mejillas y trajes blancos! El surtidor lloraba, Ise hacían eco los murmullos varios de aguas corrientes, movedizas hojas, zumbar de insectos y cantar de pájaros A la luz de la luna, que iluminaba el dolorido cuadro dándole aspecto de abandono y muerte, recorrí los jardines solitarios ENRIQUE DIEZ- CANEDO. DIBUJO DE E ESPI