Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 lya historia de ciertas gentes que, serena, se desliza, con curiosos incidentes de, improviso se ameniza; y gracias á la insistencia de ese elemento indudable, nos resulta la existencia divertida y tolerable... Quiero comentar con eso- -filósofo de verano- -cierto terrible suceso que le ocurrió á un ciudadano, quien vio de pronto su historia detenida en el camino, víctima propiciatoria de un bromazo del destino... Era en Madrid empleado, y conforme á su deseo, fué de pronto trasladado y ascendido en el empleo. Y allá fué con alegría, y en un vagón de tercera, con la grata compañía d e su amante compañera. Mas ¡ay! alguien deseaba también emprender su viaje, pues la señora viajaba con exceso de equipaje; y entre gritos y sudores- -los de siempre en tal momento- -pronto sintió los dolores de un próximo alumbramiento. Corría, volaba el tren, y su descanso buscaba... Buscando elsuj o, también el huevo socio volaba. Gritando el monstruo de hierro á Alhama llegó por fin... Gritando al dejar su encierro llegó al mundo el chiquitín. Y así variando el programa, los esposos, aquel día, se quedaron en Alhama buscando al ama... de cría. Enseña el caso imprevisto que es muy poca diferencia la que existe entre un tren mixto y el tren de nuestra existencia... ¡Pobre marido. ¡Suspenso se habrá quedado, por Dios! ¡Necesitaba un ascenso y ahora necesita dos! GIL PARRADO. DIBUJO DE MEDINA VEHA