Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C ¡PO REVISTA ANO x v n i ILUSTRADA N Ú M 90 S MADRID. 12 DE S E P T I E M B R E DE 1908 fe ¿i LA VIDA DE TUSO prl prolongado é insistente, silbido de la locomotora despertó, á Tz w, que dorniía tendi lo delante de la estufa caldeada al rojo. Se levantó, acercóse á su amo, que, sentado en un sillón forrado dé baqueta, colocado al abrigo de lapuerta, daba uno s ronquidos de grave sonoridad, -como si salieran de los mayores y más, gruesos: tubos. de un órgano, y puso su cabeza encima de las rodillas de aquél. Como tal muestra de cariño no le despertara, lanzó dos ó tres Lulridos secos, que bastaron para hacer incorporar al durmiente. ¿Qué pasa? -preguntó. Taso, por toda respuesta, se dirigió á la puerta, 3 delante de ella se sentó, mirando fijamente á González. Comprendió éste lo que el perro decía. ¿Ha. silbado él expreso, verdad? En señal de asentimiento. Tuso agitó el trocito de cola que poseía, y entonces se levantó González sin