Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fí 1 ESARE. VU LTA dición prosternarse á los pies de otro hombre, y el sabio les contestó: ¡lya culpa no es mía, sino de Dionisio que tiene los oídos en los pies! En el natalicio del Rey de Roma, ninguno de los funcionarios de la casa del Emperador ni de la Emperatriz había recibido gaje alguno. Sin embargo, en los primeros días de 1812, y sin ninguna circunstancia determinante, Napoleón dijo una mañana á su primer ayuda de cámara: -Constant, continuad sirviéndome como hasta aquí y yo cuidaré de vos- -y al mismo tiempo le puso en la mano tres paquetitos como de bombones, Son pastillas para la tos, pues veo que estáis constipado. Agradecidísimo Constant al interés del Emperador por su salud, apenas salió Napoleón abrió los paquetes, y eran tres piezas de oro dé 40 francos, envuelta cada una de ellas en un billete de i.ooo francos. No hay que decir lo admirablemente que le resultaron las pastillas- ara el constipado. LAS PASTILLAS PE NAPOLEÓN CHISTES y CARICATURAS UNA NOVIA MODELO- ¿Y te casas á gusto? -Chico, sí; lo reúne todo: fortuna, riqueza, dinero. f O D O ES RELATIVO A uu paleto recién llegado á Ma drid le decía el dueño de la posada: -Le parecerá á usted feroz este calor de Madrid ¿eh? -I, e diré á usted, hace mucho; pero para una ciudad rfe esta importancia no me parece excesivo. PENSAMIENTOS Cuando se ha llegado á cierto grado de fortuna, la facilidad de ganar se aumenta en la proporción de 333 á i. J. B. SAV. No hay amor sin entusiasmo ni sectario sin fanatismo J. C H E N I E R CUESTIÓN GRAMATICAL- ¿Cuántos son los géneros, hijito? -Dos: masculino y femenino. -Aún hay otro. -El género humano. En un departamento de tercera clase un viajero se estira y coloca los pies en el asiento de enfi ente, junto á otro pasajero, que exclama: ¡Hombre! ¡Un poco más de educación! ¿Cree usted que va en primera? Iva verdadera independencia se funda en estas tres palabras que siempre h e admirado: Vivir con poco W. COBBET. Xa verdadera grandeza es la qué ño necesita de la humillación de los demás. DARÚ. EN EL TREN Si no quieres parecer ridiculo procura no hablar siempre de tí mismo. DUGRIY