Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3. iví Kiv TI: E; Y Ki JLTITL KT) j r U naconlinuada ova- ción fué la visita de S. M. á la importantísima fábrica de p r o d u c t o s qtiímicos que la poderosa casa belga Solvay 3 Compañía ha establecido recientemente en Barreda, térnrino muni cipal de Torrelavege (Santander) A la llegada de la comitiva regia todos los edificios que constituyen aquel centro fabril se hallaban engalanados con profus i ó n de banderas y gallardetes. El de oficinas, donde se sirvió JUAN TfeRRlSSE M. PAUL Al BAN el kmck á S. M. é inJEFE DE LASOi- ICBNAS DE LA vitados, adornábanlo INGENIERO DIRECTOR DE LA ricos tapices de terciopelo granate con flecos de oro. A fin de que S. M. pudiera apreciar el efecto de la fábrica á toda marcha, la Dirección había dispuesto que todos los obreros ocuparan sus respectivos sitios, loque no fué obstáculo para que S. M. fuese objeto de unánimes y entusiastas ¡vivas! y aclamaciones por parte de los obreros cada vez que visitaba un nuevo edificio ó departamento. Algunos números de este semanario serían precisos para dar una idea aproximada üe la grandiosidad de esta industria. Sólo direniosque llamó justamente la atención de) Monarca, no sólo el conjunto de la insta- lación, sino el esmero con que se atiende á los detalles, mereciendo todo augustos elogios, desde las más, potentes máquinas de los edificios industriales, hasta las salas de curas y operaciones del hospital. Al frente de tan importantísima industria se halla el notable ingeniero francés M. Paul Alban, persona quej á una privilegiada inteligencia une una actividad sin límites y una ilustración poco común, cualidades todas indispensables para haber podido dirigir la construcción de tan vastos edificios y la instalación de tantas: máquinas y aparatos. Este señor hizo muy finamente los honores á S. M. y su séquito, admirablemente secundado por el alto personal de la Compañía, entre el que debemos citar especialmente á D. Juan Terrisse, inteligente é ilustrado jefe de aquellas oficinas. EL REY A SU LLEGADA Á LA FABRICA SALUDANDO AL DIRECTOR DE LA MÍSM