Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
KEVISTA ANO X V I I I ILUSTRADA NUM. 904 MADRID, 19 DE AGOSTO DE 1908 eí víK 1 e VENGANZA UANDO el doctor Esteban Palomo se instaló en su casa del Puerto Grande, después de adquirirla, sin discusión, por el precio que le pidieron, su llegada despertó el movimiento de curiosidad que es natura tratándose de un desconocido que viene á ocupar una finca hasta entonces habitada siempre por la misma familia, que se la había ido transmitiendo de padres á hijos durante muchas generaciones. y nada, sin embargo, motivaba aparentemente ese interés, porque el doctor no era dado á la ostentación ni á armar ruido; su persona, poco á propósito para atraer sobre sí las miradas; era de regular estatura, seco, de pálido color, cabellos rubios y luenga barba; su vestido modesto y obscuro; sus costumbres morigeradas; nada amigo de meterse e n v i d a s ajeras y menos aficionado á que se mezclasen en la suya propia. Vino acompañado de una mujer de edad que hacía